Turquía intensifica ataques contra los kurdos en Siria

Imagen de sirios saliendo del pueblo Ras Al Ayn ubicado cerca de la frontera con Turquía luego de los bombardeos aéreos del 9 de octubre de 2019

Imagen de sirios saliendo del pueblo Ras Al Ayn ubicado cerca de la frontera con Turquía luego de los bombardeos aéreos del 9 de octubre de 2019

Varios países, especialmente europeos, están preocupados por el destino de losciudadanos sirios y por la posible fuga de numerosos yihadistas detenidos por las fuerzas kurdas.

Después de soltar la rienda a Turquía para actuar en Siria, Estados Unidos elevó el tono al decir que está dispuesto a activar las sanciones contra Ankara, que continua su ofensiva contra los kurdos.

Las imágenes mostraban a mujeres y niños amontonados en camionetas, huyendo por las rutas con todas las pertenencias que pudieron reunir.

Con esta ofensiva, Turquía prevé crear una "zona de seguridad" para instalar 3,6 millones de refugiados sirios que viven en suelo turco.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el número de combatientes kurdos que han fallecido ha aumentado a 74, mientras que los rebeldes sirios muertos desde el pasado miércoles se cifran en 49.

En las últimas horas, las fuerzas turcas han seguido avanzando alrededor de las ciudades de Tal Abiad y Ras al Ain, principales puntos de entrada en su invasión en territorio kurdosirio y han conquistado varias localidades de la zona.

"No hay avances por ahora", tuiteó el jueves Mustafa Bali, portavoz del FDS.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, expresó este viernes la determinación de su Gobierno de proseguir con la operación militar en Siria a pesar de las múltiples críticas internacionales, y aseguró que su país no dará marcha atrás hasta lograr el objetivo que busca en el país vecino. Según un balance del OSDH, 29 combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias -una alianza militar encabezada por los kurdos que participa en el conflicto civil sirio y lucha contra Estado Islámico- y al menos 17 civiles murieron en los ataque aéreos y los disparos de artillería turcos desde el inicio de la ofensiva.

De hecho, el EI se ha atribuido un atentado perpetrado hoy con coche bomba en la ciudad siria de Qamishli, controlada por los kurdos, que causó la muerte de cuatro personas.

Aunque Washington no ha establecido una línea roja que Turquía no debería traspasar, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, advirtió el viernes a Ankara sobre las "serias consecuencias" de su ofensiva en Siria y alentó a su contraparte turca a "interrumpir" esas operaciones.

La ofensiva fue lanzada después de que las tropas estadounidenses abandonaran, por órdenes de Trump, la zona que quiere controlar Turquía.

El objetivo de la operación es alejar de la frontera a la principal milicia kurda de Siria, las Unidades de Protección Popular (YPG), espina dorsal de las FDS, a las que Ankara considera como una organización "terrorista".