Phillies anuncia destitución de Gabe Kapler

Botan al dirigente de Filadelfia tras pésima temporada

Botan al dirigente de Filadelfia tras pésima temporada

La eliminación de los Filis de Filadelfia de los playoffs se cobró la primera víctima con el anuncio oficial este jueves de que Gabe Kapler no es más el manejador del equipo. "Nunca renunciaré a ese compromiso", publicó el socio gerente de los Phillies, John Middleton en uno de los comunicados que el equipo publicó.

La directiva de la franquicia Filis de Filadelfia optó por despedir al estratega Gabe Kapler quien dedicó dos temporadas en la franquicia. En un par de campañas Phillies registran marca de 161-163 (80-82 en 2018 y 81-81 en 2019); este año terminaron en el penúltimo lugar del Este de la Nacional.

"He decidido que algunos cambios son necesarios para lograr nuestro objetivo". Consecuentemente, remplazaremos a nuestro manager.

Los Filis se encontraban apenas dos juegos detrás de la zona de comodines de la Liga Nacional tras vencer a los Bravos de Atlanta el 18 de septiembre, pero perdieron ocho de los siguientes nueve partidos, incluyendo una barrida de cinco duelos en Washington. Quedaron ocho juegos detrás de Milwaukee por el segundo wildcard y a 16 de Atlanta, primeros en la División Este del circuito.

Phillies se arriesgó cuando convirtió a Kapler en el 54º entrenador en la historia del equipo en noviembre de 2017, con la esperanza de que un ex gran jugador con poca experiencia en gestión, que anteriormente solo había dirigido una temporada en las menores (2007), podría llevarlos al béisbol de octubre por primera vez desde 2011. Perdieron al jardinero y primer bate Andrew McCutchen para el resto de la temporada en junio, y seis de sus siete principales relevistas también pasaron tiempo significativo en la lista de lesionados.

David Robertson, tras ser adquirido en la agencia, apenas lanzó 6 2/3 entradas, mientras que Pat Neshek y Tommy Hunter acumularon 23 entradas entre los dos.

Además, el jardinero central Odúbel Herrera sólo pudo disputar 39 juegos antes que Grandes Ligas suspendiera al pelotero venezolano por el resto de la campaña por una sanción amparada por el reglamento de violencia doméstica. Los Filis repuntaron en el rubro, pero no pudieron con el trabajo ineficiente de sus lanzadores.