Más de dos mil millones de personas padecen deficiencia visual o ceguera

Imágenes de una prueba oftalmológica sobre salud visual  EFE  Javier Liaño

Imágenes de una prueba oftalmológica sobre salud visual EFE Javier Liaño

Los hábitos alimentarios también influyen, ya que el mayor número de personas con diabetes tipo 2 aumenta los casos de retinopatía, y aunque con la edad crece la posibilidad de que la visión empeore, la OMS recalca con insistencia que no debe considerarse una mala vista como un problema asociado irremediablemente a la vejez.

Este 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Visión.

A día de hoy conviven en todo el mundo más de mil millones de personas con discapacidad visual porque no reciben la atención que necesitan para afecciones como la miopía, la hipermetropía, el glaucoma o las cataratas.

Así lo recoge el primer 'Informe mundial sobre la visión' publicado por la OMS, en el que se identifican los principales factores que facilitan el aumento de casos con discapacidad visual: envejecimiento poblacional, cambios en los estilos de vida y acceso limitado a la atención oftalmológica, especialmente en los países de ingresos bajos y medios.

Las afecciones oculares y la deficiencia visual están muy extendidas, y con demasiada frecuencia siguen sin ser tratadas.

Y advirtió que es necesaria una inversión adicional en cuidados oftalmológicos de 14.300 millones de dólares en el mundo, especialmente en países de renta media y baja, para terminar con los problemas oculares prevenibles que actualmente sufre una de cada siete personas en el mundo.

Así, de los 2200 millones de personas que la Organización Mundial de la Salud estima que sufren deficiencia visual o ceguera, al menos 1000 millones tienen una carencia visual que podría haberse evitado o que todavía no ha sido tratada.

"Es inaceptable que 65 millones de personas sean ciegas o vean mal cuando esto se podría ocurrir corregido de la tenebrosidad a la mañana con una operación de cataratas, o que 800 millones sufran día a día por no poder conseguir a unas antiparras", señaló en un comunicado el director genérico de la OMS, Thedros Adhanom Ghebreyesus. "En un mundo construido sobre la base de la capacidad de ver, los servicios de atención oftalmológica, incluida la rehabilitación, deben proporcionarse más cerca de las comunidades para que las personas alcancen su máximo potencial", ha zanjado el doctor Alarcos Cieza, que dirige la labor de la OMS en el ámbito de la ceguera y la deficiencia visual.

Logrando reducir los problemas de visión o discapacidad en más de un 38 por ciento de los casos analizados.

Francisco Martínez Castro, Representante de la IAPB para México y América Latina, declaró que para revertir este panorama y mejorar la salud ocular y calidad de vida de los pacientes con deficiencias y enfermedades visuales debe existir el firme compromiso de trabajar sociedad y gobierno en tres temas clave: destinar mayor presupuesto para la salud visual; invertir en formación, innovación e investigación para este rubro, e integrar la salud ocular en todos los niveles de atención de la salud pública. La Organización Mundial de la Salud insta a incluir la atención oftalmológica en los planes nacionales de salud de los países.