El modelo socialista gana continuidad — Portugal

REUTERS  Eva Plevier

REUTERS Eva Plevier

Pero gracias a su buen balance económico, el primer ministro saliente también dejó en mala posición a sus aliados del Bloque de Izquierda (extrema izquierda) y del Partido Comunista, que podrían obtener cerca de un 17% de los votos, un resultado algo inferior al de 2015. En cuanto a la participación, se sitúa en el 53,04 por ciento.

"Asumimos este encargo con determinación, alegría y sentido de responsabilidad para cumplir durante los próximos cuatro años los compromisos adquiridos con los portugueses", ha afirmado. "Es así. a los portugueses les gustó ese gobierno y quieren seguir con la situación política actual".

Lo hará para buscar una solución de Gobierno que, admitió, podrá ser diferente a la "geringonça" de los últimos cuatro años, aunque consideró que "habrá seguramente otras formas de asegurar la estabilidad". El Bloque se muestra partidario de negociar su apoyo cada año y los comunistas votación a votación.

Pero Costa queda por debajo de la mayoría absoluta de 116 escaños y deberá nuevamente entenderse al menos con uno de los partidos de la izquierda antiliberal, que lo propulsaron al poder en 2015.

Si en la renovación de esa alianza surgen complicaciones, existe una tercera opción, el partido animalista PAN, que en esta oportunidad sumó puntos, del 1,39 % de los votos en 2015 al 3,28 %, antes tenía un solo diputado, ahora suma cuatro. Después de subir al escenario, pronunció un discurso durante el cual dijo "podemos decir que no solo somos una gran partido popular, sino también una gran partido nacional". "Las campañas son campañas y todos somos adultos", ha explicado. "La izquierda ha conseguido una victoria clara", ha remachado. Para asegurarse de que sus propuestas sean aprobadas, el gobierno necesitará el apoyo de otros partidos. "Asumimos el resultado con humildad democrática", se limitó a apuntar Cristas, que abandonó el cuartel general del partido antes de que acabara el escrutinio. Celebró su victoria en la sede del Partido Socialista (PS) en Lisboa el mismo día. El portavoz del PAN, André Silva, señaló que el partido "no está, en principio, disponible para establecer coaliciones y acuerdos de legislatura", aunque eso no impide que mantengan una actitud "constructiva" y de "diálogo" con los socialistas.

Peor suerte que el PSD ha corrido el democristiano CDS-PP, que en una sola noche cae al 4.3 % de los sufragios (pasa de 18 a 5 diputados) y pierde a su líder, Assunção Cristas, quien ha anunciado que dimite y que convocará un congreso extraordinario para elegir sucesor lo antes posible.