China confirmó que enviará esta semana delegación a Estados Unidos para conversaciones

Se preparan para negociación comercial

Se preparan para negociación comercial

El gobierno de China envío hoy una delegación especial a Estados Unidos para las consultas que comenzarán mañana jueves, de cara a la 13ª ronda de conversaciones comerciales bilaterales de alto nivel del mes próximo en Washington.

La cadena de televisión estatal CCTV informó el martes que el viceministro del Ministerio de Finanzas, Liao Min, encabezó una delegación viceministerial para discutir asuntos comerciales y económicos, según la traducción de CNBC.

"Exhortamos a los funcionarios pertinentes en Estados Unidos a que abandonen la mentalidad de Guerra Fría y el juego de suma cero, adopten una opinión objetiva y racional hacia China y hacia las relaciones entre China y Estados Unidos, y se enfoquen más en promover la cooperación de beneficio mutuo para servir mejor a los dos pueblos y a los pueblos de todo el mundo", indicó la portavoz.

El día 13, la parte china expresó su apoyo a las empresas relacionadas para comprar cierta cantidad de soja, carne de cerdo y otros productos agrícolas a los Estados Unidos de acuerdo con el principio de comercialización y las normas de la OMC e implementar exclusiones arancelarias en compras relacionadas, expresando así aún más su buena voluntad y sinceridad para los resolver problemas.

Las tensiones aumentaron el mes pasado cuando ambas partes anunciaron un aumento de los aranceles.

En respuesta a los aranceles anteriores, China dijo el 23 de agosto que aplicaría nuevos aranceles de entre 5% y 10% a productos de Estados Unidos por un valor de US$75 mil millones.

Desde entonces, ambas partes han hecho pequeñas concesiones, con Beijing eximiendo a algunos productos estadounidenses de aranceles adicionales.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retrasó apenas la semana pasada un incremento de aranceles sobre bienes chinos con un valor de 250 mil millones de dólares, que debía entrar en vigor el 1 de octubre, luego de que Pekín aplazó la aplicación de impuestos a algunas importaciones de productos estadounidenses. Los mercados de divisas deben volver a su cauce, y solo el éxito de las negociaciones entre los dos países puede lograrlo, a riesgo de que se incremente la volatilidad.