Parlamento de UK bloquea a primer ministro y atora el Brexit

Boris Johnson desafiaría la cárcel por llevar adelante el Brexit

Boris Johnson desafiaría la cárcel por llevar adelante el Brexit

Bercow precisó que si los diputados aprobaban por la noche la convocatoria de elecciones anticipadas, su cargo finalizará con la disolución del Parlamento, de lo contrario, afirmó, dejará el puesto el 31 de octubre, fecha prevista del Brexit.

Para que el plan de Johnson saliese adelante era necesario que al menos 434 diputados -dos terceras partes de la cámara- votasen a favor, según ha informado el diario local 'The Guardian'. El Parlamento debería pedir cuentas al gobierno.

Johnson insiste en que la salida se de sin retrasos el próximo 31 de octubre a como dé lugar.

"Iré a esa cumbre crucial en Bruselas el 17 de octubre y no importa cuántos dispositivos invente el parlamento para atarme las manos, me esforzaré por llegar a un acuerdo en aras del interés nacional", afirmó Johnson por la madrugada en el parlamento después de haber pedido su principal baza negociadora: la amenaza de un brexit brutal de caóticas consecuencias. Sin embargo, Johnson, insiste en que no tiene intención de solicitar una nueva prórroga a la Unión Europea, incluso ha llegado a decir que preferiría estar "muerto en una zanja". Boris también podría ver esta opción como una posibilidad, ante el riesgo de unas elecciones generales por el aumento de votos previsto para los liberal demócratas y para los nacionalistas escoceses.

La resolución del Alto Tribunal de Escocia que declara ilegal ('unlawful') el cierre del Parlamento durante cinco semanas, decidido por el Gobierno y sancionado por la reina, obliga a Boris Johnson a hacer frente a un conflicto de atribuciones entre los poderes Ejecutivo y Judicial, pone en cuarentena su acatamiento del orden constitucional y plantea la duda de si la Cámara de los Comunes debe reanudar sin demora las sesiones, como exigen la oposición y los 'tories' disidentes, o debe seguir cerrada.

Con la composición actual de la Cámara de los Comunes, el gobierno tendría pocas posibilidades de derogar la nueva ley.

Puede tratar de aprobar una modificación de la ley electoral que le permita llamar a las urnas con una mayoría simple.

El comisario europeo de Agricultura -en noviembre pasará a serlo de Comercio y tendrá entre sus responsabilidades la negociación del futuro acuerdo comercial con el Reino Unido- el irlandés Phil Hogan, adelantaba este martes en una entrevista al diario Irish Times que la diplomacia europea cree que Johnson podría agarrarse a ese clavo ardiendo.

El Parlamento está "prorrogado" -de hecho, suspendido- hasta el 14 de octubre, pero una vez que reanude sus sesiones, la mayoría de las hipótesis apuntan a un acuerdo entre partidos que ponga a prueba la popularidad de Johnson fuera de los salones góticos del Parlamento en Londres.

Tras el rechazo en los Comunes, Johnson podría recurrir a otros métodos para llamar a elecciones, aunque ninguno representa un camino sencillo para al mandatario.

Johnson llegó al poder en julio prometiendo que sacaría a Reino Unido de la Unión Europea (UE) el 31 de octubre, a toda costa. Para evitar dañar su imagen, Johnson podría presentar su dimisión y dejar que sea el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, quien firme la carta dirigida a Bruselas, por lo que sería Corbyn quien se vería perjudicado políticamente hablando. Por su parte, el político irlandés afirmó que la salida del bloque comunitario requiere una salvaguarda entre Irlanda e Irlanda del Norte que garantice que no exista una frontera rígida.