Condenaron a 9 años de prisión al periodista Lucas Carrasco por violación

Condenaron a 9 años de prisión al bloguero Lucas Carrasco por violar a una joven

Condenaron a 9 años de prisión al bloguero Lucas Carrasco por violar a una joven

Un rato antes de conocerse la sentencia, la defensa del periodista y bloguero había pedido su absolución.

El periodista Lucas Carrasco fue finalmente condenado a nueve años de prisión por abuso sexual agravado con acceso carnal, a raíz de las denuncia de Sofía Otero, una de las dos jóvenes que lo denunciaron por violación.

Una vez leída la condena, se le comunicó al condenado que su reclusión se hará efectiva una vez ratificada la sentencia.

La audiencia comenzó casi alrededor de las 14:00, demorada por otro juicio que se desarrollaba en el sexto piso del Palacio de Tribunales y luego por la ausencia de Carrasco, quien estaba en la zona pero al no contar con teléfono celular su abogado no pudo avisarle de la reanudación del juicio.

En su alegato, Vartorelli cuestionó la figura de testigo única pues la acusación se basa en la declaración de Sofía Otero, la joven que dijo haber sido violada por Carrasco en 2013 y denunció el caso tres años más tarde.

La jueza que condujo este debate fue parte del Tribunal que, en julio pasado, condenó al rockero Cristian Aldana a 22 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores. Sofía Otero, la joven de 27 años estudiante de Derecho que la semana pasada relató a Infobae el día de febrero de 2013 en que ocurrió el hecho por el que denunció al periodista.

El otro caso, por el que fue absuelto, ocurrió en 2015 cuando, según consta en la denuncia, Carrasco obligó a otra joven a una violenta práctica de sexo oral pese a su oposición. Los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el próximo miércoles 18 de septiembre. En esa misma línea argumentó: "No soy un violador, la mera cuestión de la palabra me da vergüenza. Puedo tratar mal a alguien o ser irrespetuoso, pero no cometer un delito".

"En un momento quedé boca abajo, pegada al colchón, y entonces me penetró analmente, sin mi consentimiento, con mucha fuerza, y empecé a gritar que parara, que me dolía, pero él siguió con más fuerza", describió Otero, rompiendo en un llanto que se prolongó durante toda su declaración. Te dije que no quería', mientras me caían las lágrimas.