La anexión de territorio ocupado a Israel no tendría "efecto legal" — ONU

Trabajadores cuelgan una pancarta de campaña electoral que representa a Benny Gantz el líder del partido Azul y Blanco en Tel Aviv Israel el 9 de septiembre de 2019

Trabajadores cuelgan una pancarta de campaña electoral que representa a Benny Gantz el líder del partido Azul y Blanco en Tel Aviv Israel el 9 de septiembre de 2019

Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, ha anunciado que pretende anexionar al país el Valle del Jordán, la zona fronteriza con Jordania y que se encuentra en la Cisjordania ocupada, si gana las elecciones de la próxima semana.

El tramo central y meridional del Valle del Jordán forma parte del Área C de los territorios palestinos y su ribera oeste hace frontera con Israel, por lo que algunos lo consideran un territorio de disputa.

Netanyahu, que había avisado que hoy daría una noticia bomba, no ha decepcionado, aunque pocos la considerarán más que un señuelo electoral.

También dijo que el plan de paz que presentará el presidente estadounidense, Donald Trump, tras los comicios israelíes, es "una oportunidad única" para anexionar a Israel todas las colonias judías en Cisjordania. La parte económica del plan ya fue anunciada a principios de verano, como un brindis al sol.

Estamos trabajando en la ampliación de esta información sobre el anuncio de Netanyahu. El valle del Jordán representa alrededor del 30 por ciento de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967.

En respuesta, el primer ministro palestino, Mohammed Ishtaye, emitió una declaración en la que describió al mandatario israelí como "un destructor del proceso de paz". Israel ha dicho durante mucho tiempo que tiene la intención de mantener el control militar allí, bajo cualquier acuerdo de paz con los palestinos.

Para la comunidad internacional, las colonias judías en territorio ocupado no tienen base legal y constituyen una violación del derecho internacional y un obstáculo para una paz justa y duradera.