Boris Johnson debe revelar los planes secretos del brexit — Operación Yellowhammer

Parlamento veta por segunda vez adelanto electoral que reclama Johnson

Parlamento veta por segunda vez adelanto electoral que reclama Johnson

El primer ministro británico, Boris Johnson, confió en alcanzar un acuerdo de Brexit (salida del Reino Unido de la UE) antes del 31 de octubre, pero admitió ante su colega irlandés, Leo Varadkar, que no conseguirlo será un "fracaso político" de Londres y Dublín. "Este gobierno no retrasará más a Brexit", añadió.

Sin embargo, Johnson ha asegurado que preferiría estar "muerto en una zanja" antes que dar ese paso.

Bercow precisó que si los diputados aprobaban por la noche la convocatoria de elecciones anticipadas, su cargo finalizará con la disolución del Parlamento, de lo contrario, afirmó, dejará el puesto el 31 de octubre, fecha prevista del Brexit.

El 'Taoiseach' insistió en que la "prioridad" es evitar el retorno a una frontera física entre las dos Irlandas, para no perjudicar el proceso de paz en Irlanda del Norte.

Pero el bloque afirma que Reino Unido no presentó alternativas reales al Tratado de Retirada firmado por la ex primera ministra Theresa May en noviembre, el cual fue rechazado tres veces por el Parlamento británico.

Ese veto supone un serio revés para los planes del mandatario conservador, que está en minoría en la Cámara de los Comunes y esperaba tener la oportunidad de recuperar el control del Parlamento en las urnas. Pero, una vez más, no va a contar con él ya que la oposición ha anunciado "el voto en contra o la abstención".

Con Johnson en el poder, los conservadores han ampliado la ventaja frente a los laboristas de Jeremy Corbyn en un sondeo de intención de voto publicado este domingo en "The Observer".

En este guion, el pueblo -representado por Johnson y sus candidatos- son "los buenos", los que quieren consumar el resultado del referendo en el cual los votantes resolvieron por mayoría del 4% salir de la UE.

Pero el primer ministro volvió a insistir el lunes: "No pediré otro aplazamiento".

También se opuso vigorosamente a Boris Johnson la semana pasada, calificando la decisión de suspender el Parlamento por cinco semanas de "escándalo constitucional". "Los expertos le han dicho que eso también es sabotaje y también es ilegal". El exjuez del Tribunal Supremo de Reino Unido, Jonathan Sumption, ha sostenido que esa estrategia equivaldría a "sencillamente, incumplir la ley".

Boris Johnson llegó al poder en julio prometiendo que sacaría a Reino Unido de la UE el 31 de octubre, a toda costa. Downing Street, según el periódico, enviaría una carta a la Comisión Europea con la solicitud de prórroga y otra más en la que explicaría que el Gobierno del Reino Unido no desea realmente ese retraso.

El exfiscal Ken Macdonald ha señalado que Johnson podría ser hallado culpable de desacato si se niega a remitir la misiva por orden de un juez, lo que puede acarrear una pena de prisión.

La única forma que tiene ahora Johnson para escapar de la trampa en la que él mismo se colocó es obtener un nuevo acuerdo con la UE.

Si se toman los datos del YouGov, entre el 35 por ciento de los conservadores y el 12 por ciento del Brexit Party de Nigel Farage, Johnson se podría garantizar la mayoría de los escaños. Dijo que se había acercado al gobierno de Polonia, donde nació, para bloquear la idea, ya que una extensión necesita un acuerdo unánime de los 27 de la UE.