Estados Unidos prueba misil que estaba prohibido

La prueba del misil de medio alcance tuvo lugar ayer en la isla de San Nicolás frente a la costa de California

La prueba del misil de medio alcance tuvo lugar ayer en la isla de San Nicolás frente a la costa de California

A comienzos de este mes, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, anunció la retirada de su país del arreglo, después de que seis meses antes, denunciara el tratado ante la negativa de Moscú de destruir un misil de crucero Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN), que, según Washington, violaba las condiciones del pacto al tener un alcance de más de 500 kilómetros.

La prueba el domingo frente a la costa de California marcó la reanudación de una carrera armamentista que algunos analistas temen podría incrementar las tensiones entre Estados Unidos y Rusia.

El Pentágono dijo que probó una versión modificada de un misil de crucero Navy Tomahawk, que fue lanzado al suelo desde la isla de San Nicolás y golpeó con precisión su objetivo después de volar más de 500 kilómetros. El misil traía una ojiva convencional, no nuclear.

Los funcionarios de Defensa habían señalado en marzo que este misil probablemente tendría un alcance de aproximadamente mil kilómetros, y que podría estar listo para su despliegue dentro de los próximos 18 meses.

Estados Unidos abandonó el 2 de agosto el tratado INF (las siglas en inglés de Intermediate-Range Nuclear Forces), firmado en 1987 por los entonces líderes estadunidense y soviético, Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov, para prohibir el uso de misiles de medio alcance (de 500 a 5 mil km), tanto convencionales como nucleares.

De seguir en vigor el tratado de eliminación de misiles de corto y mediano alcance (INF), esta prueba hubiera supuesto una violación del arreglo, ya que el proyectil lanzado desde tierra voló más de 500 kilómetros de distancia.

Washington justificó su decisión alegando que Moscú llevaba años vulnerando el tratado.

Rusia ha rebatido las críticas de Occidente de que es el único culpable del fin de este tratado, el primero de desarme de la Guerra Fría, y acusó a EE.UU.de poner en peligro la seguridad de Europa y el sistema mundial de control de armamento.