Estados Unidos retrasa a diciembre parte de los nuevos aranceles a China

Resucitan las bolsas: China y EEUU retomarán las conversaciones

Resucitan las bolsas: China y EEUU retomarán las conversaciones

El Gobierno de Estados Unidos anunció este martes los próximos pasos en el proceso de imponer aranceles adicionales del 10% sobre aproximadamente 300.

Por último, ciertos productos serán eliminados de la lista inicial y quedarán libres de aranceles por "razones de riqueza, salud y seguridad nacional, entre otras cuestiones", ha informado la Oficina del Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), Robert Lighthizer.

En el documento se añade que en estos productos se incluyen teléfonos celulares, computadoras portátiles, consolas de video juegos, algunos juguetes, monitores de computadoras, y ciertos productos de ropa y calzado.

"Haremos esto para la temporada navideña", dijo a los periodistas alrededor del mediodía. "En caso de que algunas de las tarifas tengan un impacto en los clientes estadounidenses".

De esta forma, la subida del 10% de los aranceles en este tipo de productos no entrará en vigor hasta el próximo 15 de diciembre, tres meses y medio después que para el resto de productos.

Trump ha dado marcha atrás y 12 días después de que anunciara que aplicaría un nuevo arancel del 10% sobre importaciones de productos chinos por valor de 300.000 millones de dólares (270.500 millones de euros) a partir del próximo 1 de septiembre, ha anunciado que retrasa su entrada en vigor para ciertos productos, como ordenadores, móviles o juguetes, mientras que otros artículos se librarán de las tarifas.

Algunos expertos han señalado que la decisión anunciada hoy, que fue muy bien recibida por las bolsas de Wall Street, refleja la creciente preocupación en el Ejecutivo del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre el impacto de la guerra comercial con Pekín en la economía de Estados Unidos. Desde Twitter, afirmó que el país, "como es usual", no está comprando los productos agrícolas que se comprometió a adquirir a los granjeros americanos.

"Como de costumbre, China dijo que iba a comprar 'mucho' a nuestros grandes productores estadounidenses". Hasta ahora no han hecho lo que dijeron.

Trump, agregó el pasado viernes más incertidumbre a las negociaciones con China sobre un hipotético acuerdo comercial entre ambas potencias económicas y amagó con cancelar la ronda de conversaciones con Pekín prevista para septiembre.