China traslada tropas a frontera con Hong Kong: Trump

First slide

First slide

La autoridad aeroportuaria anunció, en un comunicado, que las operaciones en la terminal aérea fueron "gravemente perturbadas" por la manifestación, y que "todos los vuelos fueron anulados por el resto de la jornada", excepto los viajes de salida que habían terminado el registro y los de llegada ya en ruta a Hong Kong. "Ojo por ojo", proclamaba un volante que invitaba a protestar en el aeropuerto.

Según el rotativo estatal chino Global Times, la Policía hongkonesa "se planteará el uso de la fuerza dadas las circunstancias" en el aeropuerto.

Desde el viernes pasado las protestas fueron planeadas para el aeropuerto con el objetivo de llamar la atención internacional y hacer notar a los visitantes la crisis que actualmente se vive.

Así, desplegaron pancartas con mensajes como "Lo siento por las molestias, no tenemos otra opción" y "Se han cargado el ojo derecho de una enfermera", en referencia a que la Policía habría disparado munición no letal a bocajarro hiriendo a una joven en el ojo.

"Esta es nuestra respuesta a Carrie Lam", agregó, refiriéndose a la líder de la ciudad, que tiene el apoyo del gobierno de Pekín. "No se puede decir que hayan hecho algo mal", señaló. "Esto no es beneficioso para Hong Kong", añadió.

Esta situación llega después de que Hong Kong registrara su décimo fin de semana consecutivo de protestas, que comenzaron con la oposición a una controvertida propuesta de ley de extradición, pero que han evolucionado hacia una serie de demandas de mejora de los mecanismos democráticos de la ciudad.

Sin embargo, la violencia entre la Policía y algunos de los manifestantes es cada vez mayor, en una espiral que ha ido en aumento con la sucesión de las marchas de protesta. Antes de la anulación total de los vuelos, ya habían sido cancelados más de 300 programados para este martes por los problemas que aún arrastraban las instalaciones desde el lunes. "Bienvenido a la ciudad de los gases lacrimógenos", rezaba una pancarta.

Un grupo de policías antidisturbios utilizó gas pimienta este martes por la noche contra manifestantes afuera del aeropuerto de Hong Kong, mientras intentaba escoltar a un hombre trasladado en una ambulancia.

Desencadenada por el rechazo a un proyecto de ley que autorizaba las extradiciones hacia China, la movilización de Hong Kong amplió sus reivindicaciones para denunciar un retroceso en las libertades y una injerencia de China.

Bajo la fórmula "Un país, dos sistemas", Pekín se comprometió a mantener la autonomía de Hong Kong y respetar una serie de libertades inimaginables en la China continental hasta 2047, tras recuperar la soberanía del territorio de manos británicas en 1997.