Evita EU discutir acción legal de México tras masacre en El Paso

CUARTOSCURO

CUARTOSCURO

Ebrard dijo que la Fiscalía de México estará encargada de estudiar la posible denuncia por cometer actos de terrorismo en contra de ciudadanos mexicanos que viven en Estados Unidos "Se hará una valoración que tendrá a su cargo la Fiscalía General de la República en solicitar si hay los elementos necesarios para la extradición del autor o los autores de este hecho", añadió el secretario en el comunicado.

'Los discursos de odio no deben tener lugar en nuestras sociedades.

A través de la nota, difundida noche por la cancillería mexicana, el gobierno mexicano solicitó a la administración de Donald Trump brindar toda la información requerida sobre el caso, a razón de que las autoridades mexicanas investiguen si existen más implicados u organizaciones de "supremacía blanca" que busquen poner en peligro a la comunidad mexicana en Estados Unidos.

Abundó que de acuerdo con el Artículo 4 del Código Penal Federal mexicano, se establece la posibilidad de que los delitos cometidos en territorio extranjero contra mexicanos sean penados en México. Además, señala que pensamientos como el indicado "solamente conllevan divisiones nocivas y violencia".

"No hemos permitido la entrada de armas, no hemos dado consentimiento ni aceptado ningún operativo que implique la entrada de armas de Estados Unidos a México como sucedió con el neoliberalismo, sin embargo, y con todo respeto, puedo decir que este tema no lo han tratado bien ni republicanos ni demócratas", afirmó Obrador. "El repudio a la xenofobia es un deber mínimo con nuestro pasado y con nuestros valores fundacionales más importantes", añadió.

Hablar de "supremacía blanca", expuso México en la nota diplomática que envió al gobierno estadounidense tras la matanza ocurrida el pasado domingo en El Paso, Texas, es referirse a una falsa idea de que existe superioridad entre las razas y resulta contrario a la convivencia pacífica en cualquier lugar del mundo.

La dependencia también insistió en que la defensa de la comunidad mexicana en Estados Unidos es una obligación fundamental de la política exterior mexicana.

El Gobierno de México considera imperativo que se haga una realidad lo dicho por el presidente de Estados Unidos: "con una sola voz nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y la supremacía blanca. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas".