Noticia Nicaragua: Operativo policial apunta a que la represión letal continúa

MUERTO2

MUERTO2

El joven Bryan Yeraldín Murillo López, de 22 años, murió la mañana del miércoles a causa de dos disparos luego de ingresar de emergencia al Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), de León.

Según comunicado de la Policía Nacional, "Bryan Yeraldin Murillo López, en compañía de los sujetos Javier Feliciano Cortez Castillo y Kenner Javier Murillo López, al percatarse de la presencia policial, se armaron de machetes y se abalanzaron contra los integrantes de la patrulla, resultando lesionado en el antebrazo izquierdo el Teniente Álvaro José Pichardo Salazar".

La versión oficial fue desmentida en declaraciones a la prensa local por familiares de los afectados, quienes aseguraron que los policías llegaron de madrugada a la vivienda disparando en la oscuridad.

"Fue una masacre", subrayó López.

De acuerdo a información recibida por Amnistía Internacional, las víctimas, que se encontraban desarmadas en el momento de los hechos, pertenecen a una familia abiertamente opositora al gobierno de Daniel Ortega en un contexto de sostenida violencia política contra quienes disienten del gobierno.

Ante el inminente peligro de sus vidas, en legítima defensa y haciendo uso de su arma de reglamento, un miembro de la patrulla respondió a la agresión, resultando fallecido el delincuente Bryan Yeraldin y con lesiones Javier Feliciano Cortez Castillo y Kenner Javier Murillo López, a quienes se les ocuparon 3 machetes.

"Las circunstancias del operativo, así como el perfil de las víctimas, apuntan a que podría tratarse de un nuevo hecho de represión letal contra la disidencia", señala el texto, que cita a la directora de AI, Erika Guevara Rosas.

Las autoridades, lejos de dar una explicación pausible, han presentado a las víctimas como delincuentes. "Exigimos la realización de una investigación exhaustiva, pronta e imparcial de estos hechos y de otras posibles violaciones graves de derechos humanos, de manera que haya acceso a la justicia para las víctimas y garantías de no repetición".

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 326 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 595 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.