Huawei de regreso a Android, deja atras su sistema operativo

Por esta razón Huawei seguirá utilizando Android en lugar de su sistema Hongmeng

Por esta razón Huawei seguirá utilizando Android en lugar de su sistema Hongmeng

Catherine Chen, miembro de la junta directiva de la compañía asiática, declaró que la empresa continuará colaborando con Google y utilizando Android en sus terminales. También ha añadido que, mientras un sistema operativo móvil como Android está formado por docenas de millones de líneas de código, Hongmeng OS es mucho más limitado en este sentido, lo cual lo hace un software muy seguro y de una latencia extremadamente reducida, pero no se ha determinado si puede ser desarrollado como un sistema operativo capaz de dar vida a teléfonos inteligentes.

Anteriormente, se informó que, en el contexto de las restricciones impuestas por los EE.

Comenzó a desarrollar un sistema operativo propio, las primeras pruebas demostraron que era más veloz que Android, incluso, este sistema ya había sido registrado en varios países, bajo el nombre de Hongmeng. Pero que el sistema operativo no es para teléfonos inteligentes.

Cuando en mayo Donald Trump determinó que las tecnológicas estadounidenses no colaboren con fabricantes chinos, y en consecuencia Google anunció que los teléfonos de Huawei no accederían a las actualizaciones de Android; el fabricante chino reveló que tenía un as bajo la manga.

Ahora, por suerte, no hay que formular esa pregunta ya que, como decimos, la situación de Huawei es exactamente igual con Android que antes de que empezara toda la polémica.

Esta ha asegurado que su nuevo sistema operativo no es para smartphones, y que Huawei va a seguir utilizando para estos Android. Se arriesgan a crear dos tipos de sistemas operativos Android: la versión original y la versión híbrida. Con el regreso de Huawei al negocio de Google, parece que se disipan esos planes de Hongmeng OS, al menos para la división de móviles de la firma china.

En un desarrollo separado el mes pasado, el presidente Trump tuiteó que había aceptado permitir que Huawei compre productos de compañías de alta tecnología de Estados Unidos que "no afectarán nuestra seguridad nacional".

Washington sospecha que Huawei, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo, está ayudando a Pekín a robar secretos comerciales y recopilar datos personales, alegaciones que tanto Huawei como las autoridades chinas niegan.