Exrey se divorcia de Miss Moscú; dejó el trono por ella

Tomado de Instagram

Tomado de Instagram

Oksana Voevodina, o Rihanna, como se llama ahora tras convertirse al Islam por el monarca, ex modelo rusa y Miss Moscú, fue criticada por su relación con el sultán con quien se lleva 24 años de diferencia de edad.

Según lo demuestran documentos que se filtraron en la prensa local, la pareja se habría divorciado el pasado 1 de julio.

Las causas de la ruptura matrimonial se desconocen, pero se especula con que no habría sido en muy buenos términos, según consigna el diario español El País, puesto que trascendió que se ha hecho de la forma más severa que concibe el islam: con el triple talaq. Nadie en Malasia imaginaba que en noviembre del año pasado el por entonces Yang di-Pertuan Agong -ese es el título que tiene el rey-, se podía haber casado sin aviso en una celebración privada en el exterior. Según esta costumbre, un hombre solo ha de repetir en tres ocasiones la expresión "talaq" para obtener la separación, que a partir de ese momento es irrevocable. En algunos países, como Pakistan, la práctica se prohibió para proteger los derechos de las mujeres. El palacio de Kelantan se ha limitado a divulgar un comunicado oficial en el que, en un ejercicio de sutileza, pide a la prensa que no haga referencia a "ciertos individuos" con títulos reales, entre los que está el de Reina de Kelantan.

Petra Rihana y el exrey de Malasia, en una foto del Instagram de ella.

El clima de intriga que rodea a este divorció también se vio al comienzo de la relación. El único requisito que su marido cumplía para ella era el de tener más poder adquisitivo, como afirmó en algunas de sus declaraciones: "Creo que el hombre debe ser el cabeza de familia y por supuesto no debe ganar menos que la mujer", afirmaciones en las que ningún aspecto más encajaba con su elección de pareja.

Su perfil incomodó a la familia real desde el primer momento. Okasana, sin embargo, sigue subiendo fotos de ellos dos y compartiendo en redes sociales historias y anécdotas de la pareja. El puesto de Jefe de Estado constitucional de la federación de Malasia suele equipararse al de rey en los países occidentales, solamente que el país asiático constituye una de las pocas monarquías electas y rotatorias del mundo. "Me lo tomé a broma y le contesté que yo era la reina de Moscú".