Empresas y familias españolas: menos deuda, más financiación

La riqueza financiera de las familias crece el 4,1% hasta 1,45 billones de euros

La riqueza financiera de las familias crece el 4,1% hasta 1,45 billones de euros

Por su parte, el saldo de activos financieros se situó a cierre del tercer mes del año en los 2.231 billones de euros, un 2,9% más con una revalorización neta de 45.000 millones de euros a causa del aumento del precio de los activos de renta variable. La riqueza financiera se calcula restando las deudas de los activos o bienes financieros totales, y este nivel de riqueza es el más alto desde 2012, primer año del que el organismo ofrece datos.

En cualquier caso, la riqueza del conjunto de hogares se encuentra por encima de los niveles alcanzados en el primer semestre de 2007, cuando se contabilizó un billón de euros.

La deuda consolidada de las sociedades no financieras representó un 74,4% del PIB (si se incluyese la deuda interempresarial, la ratio sería un 94,0%), mientras que para los hogares e ISFLSH fue un 58,4%.

Entre el primer trimestre de 2018 y el mismo periodo de 2019, el flujo neto de financiación consolidada recibida por las empresas y los hogares e ISFLSH fue de 9.100 millones, lo que representó un 0,8% del PIB.

En cuanto a la riqueza financiera neta de los hogares e ISFLSH, se situó en 1.451 millones de euros a finales de marzo, un 4,1% más en tasa interanual. La financiación nueva captada por las sociedades no financieras representó un 0,6% del PIB, mientras que la recibida por los hogares fue un 0,2%.

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares se encontraba en efectivo y depósitos (el 40% del total), seguido de participaciones en el capital (27%), seguros y fondos de pensiones (16%) y participaciones en fondos de inversión (14%).

La deuda consolidada de las empresas y los hogares alcanzó 1,615 billones a finales del primer trimestre de 2019, un 132,8% del PIB y 4,1 puntos porcentuales por debajo de la ratio registrada un año antes.

Al tiempo, las familias debían al terminar marzo 780.280 millones de euros, 7.121 millones más que un año antes (0,9 % de aumento), sobre todo en préstamos (710.058 millones). En relación con el PIB, los activos financieros totales de los hogares representaron un 183,5% a finales del primer trimestre de 2019, lo que significa 0,7 puntos menos que un año antes. Así, el componente que más incrementó su peso en los activos de los hogares con respecto a un año antes fue el efectivo y los depósitos (+0,5%), mientras que las participaciones en el capital fue el que más cayó (-0,5%).

En números, el saldo de activos financieros llegó a los 2,23 billones de euros, casi un 3% más que un año antes y supone el regreso de la tendencia rota en el último trimestre de 2018, cuando caía un 1,6%.