El hambre crece en Latinoamérica empujada por la crisis en Venezuela — ONU

El hambre sigue avanzando en el mundo

El hambre sigue avanzando en el mundo

América del Sur es afectada por la extensa y profunda crisis económica que vive Venezuela.

Reuters dio a conocer un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU), publicado este lunes 15 de julio, donde señaló que el número de personas subalimentadas creció en América Latina en los últimos años, principalmente en Suramérica, de la mano de una desaceleración general de la región y un aumento en la inseguridad alimentaria en Venezuela.

El informe destaca que el hambre está aumentando en casi todas las subregiones africanas, lo que hace a África la región con la prevalencia de la subalimentación más elevada, situada en casi el 20%.

Además, ese incremento en el subcontinente es la principal razón para que el porcentaje en toda América Latina y el Caribe haya subido de 6,2 por ciento de la población en 2015 al 6,5 por ciento en 2017, nivel que se mantuvo en el 2018. En los últimos años, la prevalencia de la subalimentación en el país caribeño se multiplicó casi cuatro veces pasando de 6,4% en 2012-2014 a 21,2% en 2016-2018, puntualiza el documento.

Según el estudio, que fue presentado en la ciudad de New York, el hambre en este país pasó de afectar a 4,2 millones de personas en el periodo 2004 - 2006 a 2,4 millones de personas en el trienio 2016 - 2018, ocupando el puesto 102 de 170 países analizados.

"En contraste, el porcentaje de subalimentación en América central, que es de 6,1%, y del Caribe, de 18,4%, estuvieron disminuyendo desde 2013, a pesar de ser más alto que en América del Sur, del ya mencionado 5,5%", afirmó la ONU.

De los más de 820 millones de personas con hambre, 513,9 millonesse localizan en Asia (el 11,3 % de la población), 256 millones en África (19,9 %) y 42,5 millones (6,5 %) en América Latina y el Caribe. "Pero desde 2014 el hambre ha ido aumentando", alertó Julio Berdegué, representante regional de la FAO.

"Tenemos que rescatar, en promedio, a más de 3,5 millones de personas del hambre cada año desde ahora hasta 2030 si queremos alcanzar la meta de hambre cero", completó Berdegué.

Según el informe, el aumento del hambre está estrechamente relacionado con la desaceleración económica de la región.

"Dependiendo de la evolución de los precios internacionales de los productos básicos agrícolas, esto puede implicar el encarecimiento de la importación de alimentos, la reducción de la disponibilidad de estos en el país y el aumento de sus precios", señala la FAO.

Y esa desaceleración económica generada por la caída de los precios del petróleo terminó frenando aún más el avance del PIB per cápita del país hasta el 2017, la estabilidad de los ingresos de los hogares, en términos reales, mientras que la inflación aumentó de forma constante hasta 2016.

El paro aumentó, los ingresos familiares se contrajeron y el número de pobres pasó de 166 a 175 millones entre 2013 y 2015 tras años de descensos en la región, según el informe. Concretamente, hay 672 millones de adultos obesos y 338 millones de niños y adolescentes en edad escolar con sobrepeso y 40 millones de niños menores de 5 años.

"Si bien la inseguridad alimentaria grave está asociada al concepto del hambre, las personas aquejadas de inseguridad alimentaria moderada padecen incertidumbre en cuanto a su capacidad para obtener alimentos y se han visto obligadas a aceptar menos calidad o cantidad en los alimentos que consumen", explica el informe.

Considerando a todas las personas del mundo afectadas por este nivel, junto con las que padecen hambre, se estima que más de 2000 millones de personas no tienen acceso regular a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes. El debilitamiento de la economía se encuentra entre las principales causas de estas tendencias.

820 millones de personas: De personas padecen hambre en todo el mundo.