Donald Trump negará asilo a migrantes centroamericanos que crucen por México

No hay mexicanos en redadas en EEUU dice canciller Ebrard

No hay mexicanos en redadas en EEUU dice canciller Ebrard

Este lunes el presidente estadounidense tenía previsto recibir a su homólogo guatemalteco, Jimmy Morales, para intentar avanzar en su intención de convertir a Guatemala en un tercer país seguro, lo que implicaría que los migrantes de El Salvador y Honduras que transiten por su territorio con la intención de llegar a EE UU se queden en tierras guatemaltecas hasta que Washington decida si les concede el asilo.

Y aseveró: "México ha dejado claro ante autoridades de Estados Unidos que no entrará a una negociación de Tercer País Seguro sin autorización del Congreso".

"La medida reducirá la abrumadora carga en nuestro sistema causada por los solicitantes de asilo que no buscan protección urgente en el primer país disponible, migrantes económicos a los que les falta un miedo de persecución legítimo y las organizaciones criminales transnacionales y traficantes que explotan nuestro sistema en busca de ganancias", señaló.

Según una nueva regla publicada en el Federal Register, los solicitantes de asilo que pasen primero por otro país no serán elegibles para recibir asilo en la frontera sur de Estados Unidos. Agregó que la regla frenará el abuso del sistema de asilo por aquellos que sólo buscan usarlo para lograr ingresar al país.

Una de las principales promesas de la campaña electoral de Trump de 2016 fue la construcción de un muro en la frontera entre EEUU y México, aunque por el momento el mandatario no podrá cumplir ese objetivo.

Abogados especializados en el tema indicaron que esperan que esta medida sea congelada ante los tribunales.

"La Administración Trump intenta revertir de forma unilateral el compromiso legal y moral de nuestro país de proteger a quienes huyen del peligro".

"La medida va en contra de la ley internacional".

Elementos de la Patrulla Fronteriza detienen a un hombre que cruzó el muro hacia Estados Unidos desde Tijuana.

El Gobierno estadounidense reforzó este lunes su postura contra la inmigración procedente de Centroamérica al anunciar que impedirá el asilo a los inmigrantes que no lo soliciten antes en un "tercer país seguro", lo que se suma a la amenaza de redadas masivas para combatir la inmigración ilegal.

Las implicaciones para el país, si eso procede, podrían ser severas.

Ebrard aseveró que las autoridades estadunidenses llevarán a cabo la deportación de las personas que sufrirán la nueva medida y no las devolverán a México, como en el caso del programa "Quédate en México" -una versión aligerada de un TPS, con la que las autoridades de Estados Unidos devuelven a México a solicitantes de asilo extranjeros para que aguarden aquí el tiempo que dure su trámite-.

En la actualidad, sin embargo, EE.UU. solo cuenta con un acuerdo específico al respecto en el que reconoce como "tercer país seguro" a Canadá.

En tanto, el canciller mexicano aseguró que no hay deportados mexicanos ni se registró un incremento del número de detenidos en Estados Unidos tras las redadas en contra de migrantes ilegales.

De acuerdo con la agencia estadounidense Associated Press, la decisión del presidente estadounidense Donald Trump está destinada esencialmente a poner fin a las protecciones de asilo del modo en que se otorgan actualmente en la frontera sur.