El Manantial: Iglesias y Sánchez aún no han roto

Pedro Sánchez y Pablo Casado durante su reunión de este martes

Pedro Sánchez y Pablo Casado durante su reunión de este martes

Según el jefe del Gobierno en funciones, lo único que pretende Iglesias es justificar su voto negativo junto con "la extrema derecha" en la investidura de la próxima semana, igual que Podemos votó contra Sánchez en la investidura de marzo de 2016 y permitió que el conservador Mariano Rajoy siguiera como presidente del Ejecutivo.

Y aunque dé por rotas las negociaciones con Unidas Podemos, porque insiste en que las ha roto Iglesias, y es pesimista sobre un cambio de posición de PP y Cs, Pedro Sánchez ha asegurado que volverá a llamar a las tres formaciones políticas para instarles a "la mayor de las responsabilidades" y pedirles que faciliten la gobernabilidad del país. "Por tanto, estamos hablando de un cierre absoluto de puertas a cualquier tipo de negociación, una ruptura unilateral por parte del señor Iglesias de esa negociación", zanjó Sánchez. Y que Sánchez ni el PSOE son quienes para interferir en la vida interna de Podemos diciéndoles si deben o no hacer una consulta a sus bases y cómo deben hacerla. Porque Iglesias, sostuvo, "minusvalora" la crisis territorial. También necesita votos adicionales de algunos partidos más pequeños. El propio Iglesias optó por el silencio, solo truncado por un gif que colgó en Twitter para definir su relación con Sánchez. Sobre todo porque Sánchez tiene mucha prisa por lograr la investidura.

"Estar tan distanciados tan cerca de la votación de investidura parece una estrategia muy arriesgada tanto de Podemos como de los socialistas", expuso Orriols.

En una entrevista en la Cadena Ser, Sánchez ha confirmado este lunes que la semana pasada ofreció a Iglesias ministerios para "personas cualificadas del ámbito de Podemos", y ha recalcado que es la primera vez que se hace una oferta así en la historia de la democracia a un partido que, además, ha sido el cuarto en las elecciones. "Yo siempre he tenido muchas dudas de que Iglesias se incorpore al Gobierno". Tras varios días de propuestas rechazadas por el líder de Podemos y mensajes contradictorios por parte del Gobierno, el presidente estalló ayer.

No se considera en Podemos que, tal y como han denunciado Sánchez o la dirigente anticapitalista Teresa Rodríguez, las dos respuestas que se ofrecen a la militancia en la consulta se hayan redactado con el ánimo de dirigir a los inscritos a la opción que defiende la cúpula del partido.

Así, al igual que los votantes de Pablo Iglesias, la mayoría de los de Ciudadanos apoya que Albert Rivera se abstenga para que el Gobierno de España no dependa de los independentistas. Los socialistas de Sánchez obtuvieron el doble de escaños que sus seguidores más cercanos en las elecciones, pero la fragmentación en el Congreso lo tiene con problemas para conformar una mayoría.

Lo cierto es que las cuentas no salen de cara a la investidura y Sánchez, a quien algunas encuestas auguran una mayoría absoluta si hubiera nuevas elecciones generales, afirma que las convocará el próximo mes de noviembre si la semana que viene no es investido presidente.