Vamos a superar las consecuencias del bloqueo — Díaz-Canel

Continúan los debates por el trabajo en comisiones del Tercer Período Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura del Parlamento cubano con la presencia del presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Continúan los debates por el trabajo en comisiones del Tercer Período Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura del Parlamento cubano con la presencia del presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez

El Gobierno de Cuba anunció el jueves que la Isla prevé cerrar el presente año con la entrada de 4.3 millones de turistas, un 10% menos del pronóstico inicial, como resultado del "endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos", específicamente, la "prohibición de los viajes en crucero".

Desde que Trump llegó a la Casa Blanca ha puesto en marcha medidas contra el Gobierno cubano.

Para realce del trecho avanzado por el Mintur en el encadenamiento con el sector no estatal, se significó que en lo que va de año casi el 50 por ciento de los visitantes foráneos utilizaran esta modalidad de alojamiento.

El ministro precisó que para el segundo semestre de este año se calcula una reducción de unos 560.000 visitantes en la actividad de cruceros. Marrero dijo que en 2019 el país se proponía recibir un millón de cruceristas.

Solo en el mes de junio, apuntó el ministro, el turismo cubano decreció en un 20,33 % a consecuencia de las medidas restrictivas impuestas por EEUU.

De acuerdo con el informe, aunque las operaciones de las líneas aéreas no han sufrido modificaciones, se espera que también tengan algún impacto, por el temor que generan las medidas en los clientes estadounidenses que pretendían viajar a Cuba.

A pesar de las vigentes limitaciones, los ciudadanos estadounidenses continuaron ubicándose por detrás de Canadá como segundo mercado emisor al cierre de abril de 2019, con 257.500 visitantes, según estadísticas del Ministerio de Turismo cubano.

Varias compañías de ventas on line han retirado de sus plataformas las instalaciones hoteleras de Cuba, entre ellas los hoteles Nacional, Capri y Habana Libre, en La Habana; Kawama, en Varadero, y San Carlos, en Cienfuegos.

El Título III de esta norma, en vigencia desde mayo, permite demandar en tribunales estadounidenses a firmas extranjeras que hagan uso de bienes que fueron nacionalizados por la revolución de Fidel Castro.

"Una parte importante de lo que entra y de lo que disponemos semanalmente para pagar deudas, para invertir en materias primas o en productos que son necesarios para nuestros procesos productivos o para nuestra población es del turismo", agregó el presidente.

El Presidente manifestó que a pesar de las insatisfacciones esta es una de las actividades que más dinero líquido ingresa al país, constituye una fuente de empleo y le ha dado a la Isla una cultura empresarial, además de que se desarrolla sobre una concepción de turismo sostenible.