Muere médico que trató virus letal en Bolivia

Organización Panamericana de Salud indica que no hay tratamiento para el arenavirus

Organización Panamericana de Salud indica que no hay tratamiento para el arenavirus

Un médico boliviano falleció por complicaciones derivadas de una infección del arenavirus, la segunda muerte de un médico en Bolivia vinculada a ese virus en lo que va de este año.

"Cientos de médicos bolivianos acataron ayer un paro de actividades demandando del Gobierno mejores condiciones de seguridad para ejercer su trabajo en hospitales públicos, al mismo tiempo que rindieron su homenaje a dos médicos fallecidos por causa del arenavirus". El otro, Marco Ortiz, se encuentra internado en la Caja Petrolera de Salud en terapia intensiva.

Por su parte, la ministra de Salud, Gabriela Montaño, ratificó este jueves, que la situación del arenavirus está controlada.

En media calle se improvisó un pequeño altar en el que un sacerdote hizo la celebración religiosa y en cuya mesa se pusieron fotografías de Cuéllar y Vidales junto a una bandera nacional.

Autoridades en Bolivia aún no declara emergencia sanitaria.

"Los profesionales en salud estamos en un paro de 24 horas, denunciando el fallecimiento de nuestros compañeros en el ejercicio de la profesión, en condiciones de pobreza total, de carencia total de recursos, medicamentos e insumos". Cuéllar fue la primera en sufrir los síntomas de arenavirus, que inicialmente no fue identificado y fue tratada por Vidales cuando llegó al Gastroenterológico del Hospital General de La Paz.

Romero detalló que el virus es la fiebre hemorrágica boliviana, un mal endémico de la región amazónica, que por muchos años se había mantenido aislada con solo unos pocos casos.

La ministra de Salud aseguró previamente que no debe existir alarma en la población porque no tiene riesgo de contagio, solo quienes hayan tenido contacto directo con los enfermos y que los estudios e investigaciones se seguirán realizando.

'El brote está contenido, en las últimas semanas no hay casos sospechosos, ni probables, ni confirmados; sin embargo, sigue la vigilancia activa y el monitoreo de los contactos', aseguró ante la prensa el representante de la Organización Mundial y Panamericana de la Salud (OMS/OPS) en este país, Alfonso Tenorio.