Jimmy Morales visitará EE.UU. para reunirse con Donald Trump

Presidentes de EU y Guatemala discutirán sobre migración

Presidentes de EU y Guatemala discutirán sobre migración

El negocio de la compra de los aviones y el propósito de firmar un acuerdo con Trump para que Guatemala funcione como Tercer País Seguro para contener a los que buscan refugio en Estados Unidos son dos claros ejemplos de cómo un gobierno se puede saltar las trancas pasando por alto elementales principios de la legalidad. En junio, el presidente Donald Trump tuiteó que Guatemala estaba "preparándose para firmar un Acuerdo de Tercer Seguro".

El gobierno de Trump está decidido a detener la ola de inmigrantes indocumentados que ha llegado en los últimos meses a Estados Unidos, la mayoría procedentes de Centroamérica.

"Cada semana nos vamos acercando más", comentó un funcionario de la administración.

Agregó que han tenido mucho progreso, pero también algunos contratiempos en las negociaciones.

Funcionarios de ambos países están a punto de concretar el acuerdo en medio de múltiples esfuerzos que ha hecho la administración Trump para frenar el flujo de migrantes que arriban a la frontera entre Estados Unidos y México. Según la ley de EE.UU., los migrantes pueden solicitar asilo una vez en territorio estadounidense.

"Pues... No se firmará ningún acuerdo de tercer país seguro", aseguró Alfredo Brito.

"El presidente Jimmy Morales viajará a Washington, en donde se reunirá, el próximo lunes, con funcionarios del gobierno de Estados Unidos para tratar temas de seguridad, migración y economía", escribió en su cuenta de Twitter el gobierno guatemalteco.

Con la firma de este convenio, se obligaría a los migrantes "que huyen por persecución de El Salvador y Honduras" a solicitar asilo en Guatemala, como país intermedio entre México y EE.UU., pero, si estos continúan su camino hacia el norte, serán deportados sin ninguna posibilidad de apelar.

Las organizaciones validaron las declaraciones de Jordán Rodas, Procurador de Derechos Humanos de Guatemala, quien previamente señaló que convertir a Guatemala en un tercer país seguro podría traducirse en una fuente de violaciones masivas a los derechos humanos, ante la "precariedad institucional del Estado, las condiciones de exclusión, severa pobreza, desnutrición, desempleo, conflictividad social e inseguridad pública, incluyendo la expansión de redes criminales".

Esto implicaría que los migrantes puedan solicitar asilo en el país y ya no tengan que llegar hasta EE.