Senado de Francia aprueba tasa Google y EE.UU. abre una investigación

Slate se convertía así en el último intento de la empresa por hacerse un hueco en el mundo de las tablets

Slate se convertía así en el último intento de la empresa por hacerse un hueco en el mundo de las tablets

El gravamen del 3% se aplicará a los ingresos procedentes de los servicios digitales prestados en Francia por empresas que generen un volumen de negocio superior a los 25 millones de euros en el mercado galo y 750 millones de euros (845 millones de dólares) en todo el mundo. Alrededor de una treintena de empresas del sector se verán afectadas por el nuevo impuesto, de las que la mayoría son compañías estadounidenses.

Francia siguió adelante con la "tasa Google" después de que los países de la UE no lograron acordar un impuesto único para todo el bloque ante la oposición de Irlanda, Dinamarca, Suecia y Finlandia.

En el caso de España, la propuesta de negociación remitida por el PSOE a Podemos para llegar a un acuerdo que permita la formación de un nuevo Gobierno no incluye la creación de un impuesto a los servicios digitales, mas conocido como 'tasa Google', abogando por que se establezca un gravamen a nivel europeo, a pesar de que el anterior Gobierno de Pedro Sánchez llegó incluso a llevar a la Cámara Baja un anteproyecto de ley para la creación de un impuesto a determinados servicios digitales.

"El presidente ha ordenado que investiguemos los efectos de esta legislación y determinemos si es discriminatoria y grava o restringe el comercio de los EEUU", añadió.

El representante de Comercio Exterior estadounidense, Robert Lighthizer, dijo este miércoles en un comunicado que a EE.UU. le preocupa mucho que ese impuesto "se dirija de manera injusta a las empresas estadounidenses".

Sin embargo, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, lamentó la postura del gobierno norteamericano y aseguró que su país es soberano y no tendrá en cuenta ningún tipo de amenazas para decidir su política fiscal.

La Asamblea Nacional francesa aprobó el pasado 4 de julio un proyecto de ley que a partir de hoy tramitará el Senado para imponer un impuesto a los gigantes de internet y que busca hacer de Francia un país referente en la materia. "Francia es un Estado soberano que decide sus propias disposiciones fiscales y continuará haciéndolo", indicó en el Senado.