Seis turistas muertos por tornados y granizadas en Grecia

Un hombre camina entre los daños de su vivienda tras la tormenta en Nea Plagia Grecia

Un hombre camina entre los daños de su vivienda tras la tormenta en Nea Plagia Grecia

El nuevo ministro de Protección Ciudadana, Mijalis Jrisojoidis, ha informado de que los fallecidos son todos turistas, dos de nacionalidad rusa, dos checos y dos rumanos. En tanto dos rumanos, una persona de 54 años y un niño de ocho, murieron al desplomarse el techo exterior de una taberna en Nea Playía.

Entre las víctimas se informó que un ruso de 39 años y su hijo, de dos, fueron alcanzados por la caída de un árbol que cayó junto a ellos en la localidad de Nea Potidea.

El temporal se cobró también la vida de un matrimonio mayor de checos que estaba en su caravana cuando un golpe de viento tumbó el vehículo.

Los medios locales mostraban esta mañana imágenes de playas con tumbonas y sombrillas destrozadas, carreteras cortadas por árboles caídos o automóviles y motocicletas volcados.

Además, una pareja ha perdido la vida al ser arrastrados por el agua cuando iban en su caravana.

La tormenta provocó daños en viviendas, con techos arrancados.

Las autoridades de salvamento buscan a un pescador, de 62 años, que ha sido dado por desaparecido.

Las autoridades declararon el estado de emergencia en la región, una península próxima a Salónica popular entre los turistas en verano. Las otras cuatro víctimas por la tormenta registrada en la región norteña de Halkidiki se debieron al vuelco de un auto por el viento y a la caída de árboles.

"Seis turistas murieron y al menos una treintena de personas resultaron heridas en este tornado", indicó Charalambos Steriadis, responsable de Protección Civil en el norte de Grecia a la agencia AFP.

De acuerdo con la información proporcionada por la televisión pública ERT, la tormenta que asoló el norte del país y que especialmente azotó la zona turística de Jalkidikí causó cuantiosos daños materiales y personales.

Destrozos en una playa del norte de Grecia. 'Quiero expresar mi dolor en nombre de todos, lloramos la pérdida de estas almas', declaró el ministro de Protección del Ciudadano, Michalis Chrisochoidis, que supervisa las operaciones.

Un hombre mira los daños en el pueblo de Nea Plagia.