Joven quedó parcialmente ciego por bañarse con lentes de contacto

El Confidencial

El Confidencial

Nick comenta que desde los cuatro años usaba lentes para poder ver mejor, pero al convertirse en deportista decidió comenzar a utilizar lentes de contacto, pensando que eran una mejor opción para él.

"Si hubiera sabido lo peligroso que era usar los lentes de contacto en la ducha, en primer lugar, nunca los habría conseguido", dijo en una entrevista para Daily Mail.

El joven, originario de la ciudad de Shrewsbury, en el condado de Shropshire, en Inglaterra, se bañaba regularmente con los lentes de contacto, hasta que notó una lesión en su ojo derecho.

"En una mañana normal, me levantaba, me ponía las lentes y me dirigía al gimnasio antes del trabajo, luego me metía en la ducha antes de ir a la oficina", contó Humphreys.

Un periodista y futbolista amateur quedó ciego después de que un parásito se alojó en uno de sus ojos, por bañarse con los lentes de contacto.

Al acudir al médico rápidamente, el médico le recetó la queratitis por Acanthamoeba, una infección de un organismo pequeño que se encuentra en el agua y que puede penetrar en el ojo a través de un pequeño corte, a menudo causado por lentes de contacto.

Esta ameba empieza por infectar la parte más superficial de la córnea.

Tres meses más tarde de la primera visita, Nick Humphreys ya había perdido la vista total de su ojo y la lesión le provocaba fuertes dolores.

"Nadie me advirtió sobre no ducharme con los lentes puestos", agrega.

Para evitar infecciones, los usuarios de lentillas deben evitar ducharse o nadar con ellas puestas, así como desinfectar adecuada y periódicamente sus lentes de contacto.