Hoy Venezuela se debate entre la vida y la muerte — Guaidó

Bloomberg

Bloomberg

El jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente interino, aseguró este martes que el Gobierno de Nicolás Maduro "no está en capacidad" de emitir carnet migratorio a los ciudadanos colombianos que deseen ingresar al país, una medida que fue anunciada este lunes.

Por estos hechos, que el régimen de Maduro controló sin que se registraran muertos, "hay 34 personas investigadas de las cuales 17 se encuentran detenidas e imputadas", dijo hoy el fiscal general, Tarek William Saab, en declaraciones que recogió la televisión estatal VTV.

Guaidó se saltó de nombrar a Maduro, a quien tildó de "dictador disociado que no gobierna".

La justicia venezolana acusa a 14 diputados opositores de apoyar la rebelión, entre ellos el primer vicepresidente del Legislativo, Édgar Zambrano, apresado el pasado 8 de mayo cuando fue remolcado dentro de su vehículo y trasladado a una de las sedes en Caracas del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

En una carta pública enviada al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, María Corina Machado, Antonio Ledezma y Diego Arria le piden al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, que "cancele y cierre de manera definitiva" los diálogos y al negociación "opaca y dañina" en Noruega "sin dejar espacios para las suspicacias".

La medida entró en vigencia un día después y tras más de tres meses del cierre que también instruyó Maduro para impedir el ingreso de la ayuda humanitaria que la oposición esperaba introducir desde Colombia el pasado febrero. "Por eso es necesario aumentar la presión diplomática por parte del Grupo de Lima y otros países aliados para lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres en Venezuela", dijo la embajadora tras el breve contacto con Duque.

En paralelo el país, que cuenta con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, experimenta la peor crisis económica de su historia moderna, lo que ha provocado el éxodo de más de cuatro millones de personas, según datos de la ONU y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).