Descubren enorme masa de metal en el lado oscuro de la Luna

La misteriosa masa metálica en la cara oculta de la Luna que sorprende a los científicos

La misteriosa masa metálica en la cara oculta de la Luna que sorprende a los científicos

"Imagina que tienes un montón de metal cinco veces más grande que la Isla Grande de Hawái y que lo entierras todo en el subsuelo. Esa es aproximadamente la cantidad de masa que inesperadamente hemos encontrado", explican. La gran masa metálica que fue descubierta bajo ese cráter se encontraría a una profundidad de 300 kilómetros y tendría un descomunal peso de 2.7 quintillones de kilos.

Los investigadores conjeturan que podría tratarse de un pedazo de metal gigantesco procedente del asteroide que formó la Cuenca Aitken, y opinan que, en vez de hundirse al interior de la Luna, el metal permaneció enterrado bajo el manto.

El equipo de investigadores que encabeza el Dr. Peter B. James, profesor auxiliar en el Departamento de Geociencias de la Universidad de Baylor, Texas, estaba estudiando la estructura de la Cuenca Aitken, en el polo sur de la Luna.

Esto no es visible desde la Tierra porque se encuentra en la cara oculta del satélite. Como fuere, este avance en la investigación supone un gran paso para los investigadores que estudian la historia del universo.

Los investigadores consiguieron ubicar esta misteriosa masa metálica analizando los sutiles cambios de la fuerza gravitatoria de la Luna, que cambia de una región a la otra.

Los científicos estudiaron datos recopilados por la misión científica lunar 'El Laboratorio Interior y de Recuperación de Gravedad' (GRAIL, por sus siglas en inglés) y los compararon con la topografía del satélite, y consideran que la masa podría contener metales del asteroide estrellado contra la superficie, dice el estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Esta masa anómala puede ser un resto del asteroide que impactó en el lado oscuro de la Luna hace 4.000 millones de años y creó el cráter gigante llamado cuenca Atiken.

"Sea lo que sea y venga de donde venga, esa enorme y densa masa ha hundido la base de la cuenca más de 800 metros", afirmó James.

James explica además que las simulaciones informáticas de grandes impactos de asteroides sugieren que, si se dan las condiciones adecuadas, el núcleo de hierro y níquel de un asteroide puede dispersarse en el manto superior (la capa entre la corteza y el núcleo lunar) durante un impacto.

Los expertos hicieron cálculos que muestran que es posible que el núcleo metálico del asteroide que habría chocado con la Luna podría haber creado esta masa metálica, en lugar de que se hundiera hasta el núcleo del satélite, como suele suceder.