Fundador de Huawei dice que EE.UU. subestima al gigante chino

La batalla por Huawei se ha sumado a las tensiones en una guerra comercial que se ha extendido entre las dos principales economías del mundo, con ambos lados intercambiando aumentos abruptos de aranceles a medida que las negociaciones han fracasado.

Explicó que Huawei y Google están analizando cómo responder a la prohibición y calificó a la firma estadounidense de "compañía altamente responsable". "No se nos puede aislar del resto del mundo", insistió.

Sin embargo, la cadena china CCTV indica que el fundador de Huawei, Ren Zhengfei, rechaza la prórroga, por considerar que que "la autorización temporal de 90 días de EE UU no tiene valor para nosotros".

Huawei también está en el centro de una crisis diplomática en Canadá, aliado de Estados Unidos, desde la detención en diciembre, por petición de Washington, de la directora financiera del grupo chino, Meng Wanzhou. Este lunes, el Departamento de Comercio emitió una licencia temporal para que la compañía china continúe ciertas operaciones en el territorio norteamericano.

La compañía todavía tiene prohibido comprar piezas y componentes estadounidenses para fabricar nuevos productos sin la aprobación de licencias que probablemente serán denegadas.

"En un momento tan crítico, estoy agradecido con las compañías estadounidenses ya que han contribuido mucho al desarrollo de Huawei y han mostrado su conciencia al respecto". Hasta donde sé, las compañías estadounidenses han estado haciendo esfuerzos para persuadir al gobierno de los EE.UU para que cooperen con Huawei. "Siempre necesitamos chipsets desarrollados en USA, y no podemos excluir productos americanos con una mente estrecha".

La medida, que durará hasta el 19 de agosto, sugiere que los cambios en la cadena de suministro de Huawei pueden tener consecuencias inmediatas, de gran alcance e inesperadas. El bloqueo en esa arista sigue tal cual, por lo que la situación de los nuevos teléfonos de Huawei permanece en el limbo y no podrán acceder a servicios de Google hasta que el gobierno de Donald Trump defina lo contrario.

Por lo que se deriva de las declaraciones del fundador de Huawei, la compañía es muy consciente de las intenciones de la Administración Trump y sus "planes B" deberían ser suficiente sólidos para transmitir un mensaje así.