Trump presenta plan migratorio más agresivo

Casa Blanca cambia las reglas Trump reforma leyes de residencia para

Casa Blanca cambia las reglas Trump reforma leyes de residencia para"traer a los mejores

Después de años de reveses y estancamientos, el presidente Donald Trump presentará en las próximas horas otro plan de inmigración en un intento para convencer al público y legisladores estadounidenses de que es necesario reformar el actual sistema de inmigración del país.

"Discriminamos a los genios", dijo Trump de las actuales leyes, que afirmó favorecen en exceso a la inmigración basada en familia. "Ya no lo haremos una vez que esto se apruebe".

La nueva iniciativa, impulsada por Jared Kushner, su yerno y asesor presidencial, se enfoca en la seguridad fronteriza y en modificar el actual sistema de "green cards" (tarjetas de residencia permanente para inmigrantes) a fin de que favorezcan a personas altamente calificadas, con carreras universitarias y que ya recibieron ofertas de empleo, y no a familiares de quienes ya están en Estados Unidos.

Durante su discurso, ante los periodistas reunidos en uno de los jardines de la Casa Blanca, el mandatario señaló que el plan incluye una modernización a fondo para el "disfuncional" sistema migratorio estadounidense.

"Nuestro plan es a favor de los estadounidenses, los inmigrantes y los trabajadores", dijo Trump y agregó que contrasta con el "caos" que -dijo- apoyan los demócratas.

El funcionario, que pidió el anonimato, negó que el requisito del idioma pueda estar destinado a dejar fuera a los inmigrantes de ciertas naciones de Latinoamérica o África, al asegurar que "hay gente en todos los países que habla inglés".

Desde hace tres décadas, los intentos de reformar el sistema inmigratorio no han llegado a ningún lado por las fuertes divisiones partidistas.

La propuesta ha causado reacciones mixtas entre los senadores republicanos.

Altos funcionarios del gobierno consideran que el plan podría gozar del apoyo unificado de los republicanos, dándole al partido una hoja de ruta que ellos podrían decir que respaldan.

El plan no aborda qué hacer con las personas que viven sin permiso en Estados Unidos, entre ellos los llamados "dreamers", los inmigrantes traídos al país cuando eran niños y una de las prioridades para los demócratas.

Estados Unidos concedería el mismo número de green cards como lo hace a la fecha, pero un número mucho mayor serían entregadas a estudiantes excepcionales, profesionales y personas con diplomas técnicos.

Para ello, los aspirantes deberán superar una prueba de "civismo" y se juzgará su "mérito" en función de varios criterios, entre ellos su nivel de inglés, su edad o si tienen una oferta de empleo.

Incluso podría ser eliminada la lotería de visas por diversidad, que ofrece green cards a ciudadanos de países con bajas tasas históricas de inmigración a Estados Unidos.

"Se les exigirá que aprendan inglés y pasen un examen de educación cívica antes de la admisión", dijo Trump.