Cuba y Canadá conversan sobre ley Helms-Burton y temas bilaterales

El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla se reunirá con su homólogo canadiense Chrystia Freeland el jueves

El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla se reunirá con su homólogo canadiense Chrystia Freeland el jueves

Este jueves 16 de mayo se reunirá la Ministra de Asuntos exteriores de Canadá, Chrystia Freeland y su homólogo cubano Bruno Eduardo Rodríguez, aprovechando el viaje que estará realizando a la isla, donde tocará temas desde el conflicto en Venezuela, hasta la búsqueda de un acuerdo sobre la Ley Helms-Burton.

Rodríguez Parrilla reiteró la importancia que el gobierno cubano concede a las históricas y mutuamente beneficiosas relaciones con Canadá y su voluntad de continuar ampliándolas en todos los campos.

Denuncia que el título III de la Ley Helms-Burton permite a ciudadanos estadounidenses entablar acciones legales en tribunales de ese país por la explotación comercial de los bienes que les fueron confiscados por el gobierno cubano en legítimo derecho a partir del triunfo de la Revolución, en 1959.

Rodríguez manifestó, asimismo, su preocupación por los efectos negativos para los vínculos familiares, personales y en el desarrollo de los intercambios culturales, educacionales, académicos y científicos, de la decisión canadiense de suspender el otorgamiento de visas a cubanos en La Habana.

En un comunicado oficial el PT, integrante de la coalición de gobierno, dijo que ese capítulo de la legislación estadounidense fortalece la aplicación del bloqueo y las medidas de agresión contra Cuba, que es también una ofensa a los pueblos de América Latina y contraviene al derecho internacional.

Acompañaron a la visitante, el viceministro de Relaciones Exteriores, Michael Douglas Grant; el viceministro de Comercio Internacional, John Hannaford, y otros funcionarios del Departamento de Asuntos Globales de Canadá.

La ronda de conversaciones entre los titulares de Exteriores de Cuba y Canadá tuvo por sede la cancillería.

Se trata de la primera visita de un funcionario del gobierno canadiense de alto rango a Cuba desde que el primer ministro Justin Trudeau aterrizó en La Habana en noviembre de 2016.

El canciller cubano matizó que su colaboración solo se produciría respetando la igualdad de los Estados, el derecho internacional y la proclamación de zona de paz en la región, y en concreto aludió al rechazo al uso de amenazas, fuerza o "medidas económicas coercitivas unilaterales", en referencia a las recientes sanciones de EEUU a Venezuela.