Mujeres choferes estudian demandar al titular de la UTA

Cuatro mujeres denunciaron que una empresa de colectivos las discriminó

Cuatro mujeres denunciaron que una empresa de colectivos las discriminó

La jueza laboral de Rosario, María Andrea Deco, admitió una acción de amparo interpuesta por cuatro mujeres choferes de la empresa pública de colectivos Movi, quienes reclamaron quedar en planta permanente luego de realizar reemplazos durante las pasadas vacaciones de verano.

"Creo que el organismo de la mujer no está preparado para ciertas cosas, como por ejemplo para manejar un colectivo o un camión, eso no quiere decir que no lo hagan, pero no masivamente", afirmó.

Esta semana la abogada presentará las pruebas -que consideró "evidentes porque no hay mujeres como choferes de colectivos"- y aguarda que la medida solicitada se resuelva a favor de sus clientas.

Y en la misma línea agregó: "Me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo, que tiene chasis y carrocería de camión".

"Personalmente creo que el físico de la mujer es más débil que el del hombre y no está preparado para ciertas cosas", dijo.

Tras el amparo judicial presentado por grupo de mujeres por discriminación de género contra la empresa Movi Rosario, el titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) local, Manuel Cornejo, dijo que "el cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo".

A la vez, opinó que otras empresas intentaron tomar personal femenino pero no dio resultado, "por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado para eso".

Respecto a la presentación de las mujeres que buscan ser parte de Movi, aclaró que el problema es que "la ordenanza de 2006 no tiene consecuencias jurídicas, es por seo que pedimos que incluya sanciones". Y explicó el porqué: "No estamos en contra de las mujeres, su presencia en los colectivos no cambia nada". "Es un trabajo de un gran traqueteo arriba del colectivo, todos los golpes que recibe el coche impactan en el que va arriba, la vibración, los pozos", indicó, y señaló que por ese motivo la jubilación de los choferes ocurre a los 55 años. Al ser consultado sobre el reclamo de las mujeres que no son contratadas para conducir ómnibus, Manuel Cornejo manifestó que "el físico de la mujer es más débil que el del hombre".

Por último recordó la experiencia de la firma Victoria, que había contratado mujeres: "Ya tuvimos una empresa que tenía todas mujeres trabajando, creo que no quedó ni una".