Altos tribunales de Colombia denuncian "presiones" de Estados Unidos

Política del garrote

Política del garrote

Después de tres días de conocerse la respuesta de la Embajada de Estados Unidos, el presidente Iván Duque, a través del Canciller Carlos Holmes Trujillo, emitió un comunicado en el que dijo: "el Gobierno colombiano respeta la soberanía de los Estados y su competencia para otorgar y retirar visas" y aseguró que "espera que los problemas que tienen algunos magistrados de las altas cortes se resuelvan conforme a las norma y procedimientos de dicho Estado como acontece en estos casos de conformidad con el derecho internacional".

Ahora bien, Ortiz añadió que esta decisión de la embajada de Estados Unidos "la vemos como parte de un contexto".

La presidenta de la Corte Constitucional, Gloria Ortiz, aseguró que el país puede tener la tranquilidad de que quienes ejercen la justicia actuarán con firmeza para preservar la institucionalidad, honrando el compromiso adquirido ante la sociedad.

En una declaración conjunta el Consejo de Estado, la Corte Constitucional y la JEP aseguraron que se resolvieron todas las dudas frente al tema.

Es así, como por cuenta del espinoso tema de las objeciones presidenciales, no vaciló en revocarle la visa de turismo al representante a la Cámara del partido de la U, John Jairo Cárdenas por manifestar públicamente su decisión de rechazarlas por constituir un desacato a la Corte Constitucional, lo cual calificó Withaker en forma dictatorial y ofensiva que se trataba de leguleyadas; y posteriormente procedió a revocarle la visa a los magistrados de la Corte Constitucional José Antonio Lizarazo, ponente de la Ley Estatutaria de la JEP -que se dice después le fue restablecida-, y a Diana Fajardo, lo mismo que al magistrado de la Corte Suprema Eyder Patiño, porque no concedió la extradición de un indígena de Nariño pedido por narcotráfico.

Narró que, según lo que sus compañeros del alto tribunal le informaron, la embajada les solicitó una documentación que los magistrados aportaron.

"Estos principios se han mantenido y se deben mantener para estrechar la relación bilateral", sostuvo Trujillo, luego de sostener una reunión con el embajador estadounidense Kevin Whitaker, otros representantes diplomáticos de ese país y el presidente de la República, Iván Duque, en el marco de la Cumbre Concordia de las Américas. El gobierno colombiano "no ha ejercido, ni ejerce y no ha promovido presiones indebidas ni de ningún tipo contra el poder judicial en el caso que hoy se trata ni en ningún otro caso", reporta la revista Semana de Colombia.

Por su parte, la magistrada Ortiz descartó una renuncia masiva a las visas por parte de los magistrados e indicó que el objetivo de los togados es evitar la confrontación en el ejercicio autónomo de su labor.

Finalmente dijo que las presidentas de los tribunales no quieren asumir una posición confrontacional: "No estamos en situación de ser amigos, ni enemigos. Somos árbitros, nosotros asumimos una posición neutral y esa es la garantía que queremos darle al país", declaró la magistrada.