Alabama prohibió el aborto, incluso por violación o incesto

Manifestación por el aborto en Estados Unidos

Manifestación por el aborto en Estados Unidos

Aunque esta decisión hizo que de inmediato las defensoras de los derechos de las mujeres encendieran los focos rojos, los legisladores que respaldaron esta ley aclararon que nomás es pa' espantar... ni siquiera creen que entre en vigor y la aprobaron porque es parte de un plan para persuadir a la Suprema Corte de Estados Unidos de revisar el precedente del llamado "caso Roe contra Wade", con el cual -en 1973- se despenalizó el aborto al reconocer que el derecho de la mujer a interrumpir el embarazo debe estar protegido por la Constitución.

Los republicanos del sur de Estados Unidos están en guerra abierta contra el aborto.

El texto de la ley, que no contempla excepciones en casos de violación o incesto, irá al escritorio de la gobernadora republicana Kay Ivey, quien no ha confirmado si la firmará.

En la ley, el aborto se entiende como un delito punible que castiga entre 10 y 99 años de prisión al médico que lo practique. Así, sólo se podrá recurrir a la interrupción del embarazo en caso de que se demuestre que corre peligro la vida de la futura madre... de otra forma, nel pastel. Los demócratas volvieron a presentar una enmienda para eximir a las víctimas de violación e incesto, pero la moción fracasó en una votación de 11 a favor y 21 en contra.

La nueva ley desafía un fallo de la Corte Suprema de EEUU de 1973 conocido como "Roe v. Wade", que legalizó la práctica el aborto en todo el país y el derecho de las mujeres a controlar sus cuerpos.

"Le están diciendo a mi hija que ella no importa (...) Que está bien que los hombres la violen y que tendrá que tener un hijo si resulta embarazada", argumentó.

El vicegobernador Will Ainsworth, quien preside el Senado, publicó en Twitter que su posición es simple: "el aborto es un asesinato", aunque otros líderes del Senado han insistido en que debe haber excepciones en casos de violación o incesto.

Este año, 28 estados han introducido más de 300 nuevas reglas para limitar el aborto, según un informe del Instituto Guttmacher, que defiende los derechos de las mujeres (con información de agencias).

En los últimos años, sin embargo, el movimiento conservador ha tratado de que el Alto Tribunal, de mayoría derechista, vuelva a estudiar su constitucionalidad para revertir la decisión de 1973.

Las fuerzas conservadoras del país están aprovechando la nueva composición del Tribunal Supremo, donde los jueces progresistas están minoría tras la incorporación de dos magistrados elegidos por el presidente Donald Trump.

Mientras tanto, el Partido Republicano ha tratado de sortear ese fallo aprobando normas que obstaculizan el acceso al aborto amparadas en los derechos religiosos y la salud de las mujeres.

Trump, además, ha retirado la financiación pública a las clínicas de planificación familiar que ofrecen abortos, una medida dirigida sobre todo a Planned Parenthood.