Intentan desalojar a los chavistas que tomaron la embajada de Venezuela — Washington

Roger Waters

Roger Waters

La agrupación, denominada como el Colectivo para la Protección de la Embajada (Embassy Protection Collective) ratificó que, pese a las constantes agresiones del Gobierno de EE.UU. contra el pueblo venezolano y a las amenazas de ocupación ilegal a la sede diplomática en Washington, permanecerán dentro de la misma con anuencia del Estado venezolano, con el fin de resguardar sus espacios.

Entrada ya la noche, las autoridades forzaron la entrada de la embajada y varios policías se agolparon en la puerta, en lo que parecía ser el inicio del anunciado desalojo de la legación.

Según el artículo 22 de la Convención de Viena, los locales de la misión diplomática, como la venezolana, no pueden ser penetrados por agentes del Estado receptor sin el consentimiento del jefe de la misión, por lo que solo podrían entrar en la embajada si tuvieran la autorización de los representantes diplomáticos de Venezuela en el país.

Pero los agentes policiales se limitaron a notificar a los activistas que serían desalojados si no cumplían la orden de retirarse del recinto diplomático.

Aunque las autoridades no dieron explicaciones sobre su decisión de no evacuar por el momento la embajada, una de las abogadas, Mara Verheyden-Hilliard, dijo a periodistas que los policías recularon al reiterarles que el desalojo hubiese supuesto una violación de las leyes internacionales.

El canciller venezolano Jorge Arreaza reclamó este martes al Gobierno de EEUU proteger la embajada.

"Se le está dando (al grupo Code Pink) un tratamiento de huésped de honor en esa sede diplomática, por lo tanto cualquier acción en contra de ellos como huéspedes y contra la sede diplomática como la que llevaron a cabo autoridades policiales es violatoria del derecho internacional", insistió Ortiz.

Desde hace semanas, la pugna que enfrenta Venezuela entre el gobierno de Maduro, reconocido por la ONU y apoyado por Rusia y China, y Guaidó, respaldado por Estados Unidos y más de 50 países, también se trasladó a la sede diplomática en Washington.

El despliegue impidió la celebración de un debate convocado para repudiar el procesamiento de legisladores por su apoyo a un fallido alzamiento militar contra el presidente Nicolás Maduro, el pasado 30 de abril.

A las pocas horas, el Gobierno aseguró que había desactivado la intentona golpista de "militares traidores".