La Luna se achica y eso la estaría haciendo temblar

El astronauta Buzz Aldrin colocó el primer sismómetro en la superficie lunar durante la misión Apolo 11. Sin embargo el instrumento sólo operó durante tres meses

El astronauta Buzz Aldrin colocó el primer sismómetro en la superficie lunar durante la misión Apolo 11. Sin embargo el instrumento sólo operó durante tres meses

La NASA comparó la superficie lunar con una uva que con el tiempo se va arrugando hasta ser una pasa, generando zonas más hundidas producto del enfriamiento que ha reducido en 50 metros su superficie en cientos de años.

Así también lo afirmó Watters, señalando que el fenómeno sólo afecta al satélite y no hay un riesgo potencial de peligro para el planeta Tierra.

Una importante revelación dio a conocer este lunes el científico Thomas Watters, del Centro de Estudios de la Tierra y Planetas en el Museo Nacional del Aire y el Espacio de Estados Unidos.

Pero a diferencia de la piel de la uva, que es flexible, la de la Luna es rígida y se quiebra al empequeñecerse formando fallas donde un segmento de corteza es empujado encima de otro.

La investigación de este científico estadounidense reveló que las fallas de la Luna, muy parecidas a las placas tectónicas de la Tierra, son similares a acantilados escalonados que tienen una extensión de kilómetros.

Entre 1969 y 1977, los sismógrafos registraron 28 sismos superficiales con magnitudes entre 2 y 5.

El equipo que puso el Apolo 11 encontró que ocho de los 28 terremotos poco profundos estaban a 30 kilómetros (18.6 millas) de las fallas visibles en las imágenes lunares.

La Luna no es el único cuerpo en el sistema solar que se achica con la edad.