Para Bolsonaro, los radares de velocidad impiden "el placer de conducir"

Ministro Santos Cruz

Ministro Santos Cruz

El representante del Partido Social Liberal justificó el retiro de los radares, alegando que hubo una baja en la cantidad de accidentes fatales: "en los feriados de Semana Santa, disminuyó un 11% el número de accidentes en ruta y el número de muertos".

Bolsonaro, polémico: calificó a los radares como "tragamonedas" y anunció que los eliminará.

"Una vez que se cumpla el contrato con los radares ya instalados en las rutas nacionales, no los vamos a renovar (...) Yo quiero que el pueblo brasileño tenga el placer de conducir", agregó el mandatario.

"El radar extrapoló aquella idea de proteger la vida. Cada año se recaudan millones en Brasil con esto, pero cuando usted le quita el dinero al pueblo, cuando se lo quita a un camionero, eso produce un aumento en las góndolas", declaró Bolsonaro en televisión. Pese a que un juzgado civil de Brasilia determinó que el Gobierno Federal debía "abstenerse a la retirada de radares de rutas", según ha publicado el diario 'Uol', Bolsonaro no parece tener intención de seguir las órdenes.

La propuesta de Bolsonaro recibió el inmediato rechazo de expertos en seguridad vial, quienes temen que con la disminución de los controles se provoque un aumento en los accidentes de tránsito.

La noche de este domingo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro sorprendió a los telespectadores tras defender la eliminación de radares de velocidad en las rutas nacionales.

En mitad de la polémica el periódico brasileño 'Folha de Sao Paulo' ha publicado todas las multas de tráfico acumuladas en los últimos cinco años por la familia del presidente y él mismo.

De las 44 infracciones, 24 corresponden a excesos de velocidad; cuatro de ellas cometidas por el actual presidente, que también registra una por haber conducido por un carril exclusivo de colectivos y otra por cruzar un semáforo en rojo.