México dice que protegerá jurídicamente a sus empresas de la Helms-Burton

Marcelo Ebrard Cancillería Secretaría de Relaciones Exteriores México Estados Unidos Cuba bloqueo

Marcelo Ebrard Cancillería Secretaría de Relaciones Exteriores México Estados Unidos Cuba bloqueo

El gobierno de México reiteró este miércoles su rechazo a la aplicación de título III de la ley Helms-Burton, que ejerce Estados Unidos sobre Cuba, y dijo que protegerá jurídicamente a empresas locales que puedan verse afectadas.

Asimismo, la Secretaría de Relaciones Exteriores afirmó que "México analiza las instancias legales correspondientes para interponer las acciones por las violaciones al derecho internacional que la Ley Helms-Burton representa".

La ley Helms-Burton contempla distintas acciones para fortalecer el embargo económico, comercial y financiero que el gobierno de Estados Unidos ha mantenido sobre Cuba.

La entrada en vigor de esta ley pone en el ojo del huracán a como Meliá, Iberostar y Barceló, cuyos representantes también participaron en la recepción, ya que la entrada en vigor de la ley Helms-Burton permite a estadounidenses demandar a empresas extranjeras que operen en sus terrenos o inmuebles expropiados tras la Revolución de 1959, algo que podría afectar a compañías españolas presentes en la Isla.

Esta medida quedó suspendida durante 23 años, hasta que el pasado 17 de abril, Mike Pompeo, el secretario de Estado de Trump, anunció con un discurso viejo de cinco décadas que el 2 mayo entraría en vigor el Título III de la ley y que con ello se abrirá "una oportunidad de justicia para los cubanoestadunidenses".

Esta legislación obliga a los tribunales mexicanos a negar la ejecución de sentencias o de requerimientos judiciales emitidos por tribunales estadounidenses con base en la Ley Helms-Burton.

Esto significa que cualquier persona, de cualquier nacionalidad, que realice actividades comerciales o financieras en Cuba en torno a una propiedad confiscada a un ciudadano estadounidense, corre el riesgo de ser demandado ante tribunales estadounidenses.

De igual forma, prohíbe a todas las personas (físicas, morales, públicas o privadas) de proporcionar cualquier información requerida por tribunales o autoridades extranjeras con base en la Ley Helms-Burton.La "Ley que Protege el Comercio y la Inversión de Normas Extranjeras que Contravengan el Derecho Internacional" permite una reclamación "espejo" a través de la cual las personas afectadas por la aplicación de la Ley Helms-Burton podrán demandar ante tribunales nacionales a aquella persona que los demandó ante cortes estadounidenses y solicitar como daños y perjuicios la misma cuantía a la que fueron condenados en Estados Unidos.