En Cundinamarca, la más moderna planta cervecera del Continente

Nueva planta de Central Cervecera

Nueva planta de Central Cervecera

En el marco del desarrollo del proyecto de Central Cervecera de Colombia, sus gestores recurrieron ante las autoridades regulatorias antimonopolios para denunciando prácticas de mercado de los controladores del grupo Bavaria, gestiones que finalmente no prosperaron.

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, inauguró esta tarde la planta cervecera de Central Cervecera, en Sesquilé, (Cundinamarca) que demandó inversiones superiores a los 400 millones de dólares.

La cervecería producirá inicialmente Andina, la primera marca de origen totalmente colombiano lanzada en febrero de 2019.

Mauricio Medina Yepes, presidente de la Central, mencionó en ese medio que hasta el momento se utiliza la planta para la producción de Andina, pero al 2020 podrían empezar a producir sellos extranjeros, teniendo en cuenta que el contrato de marcas como Miller Lite y Miller Genuine Draft terminará con Bavaria a finales de este año y hay una consideración para que CCC las produzca localmente.

CCU es controlada por el grupo chileno Quiñenco -de la multimillonaria familia local Luksic- y la multinacional Heineken. Además de Colombia, cuenta con unidades de operación en Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay.

La compañía es uno de los principales actores en cada una de las categorías en las que participa, incluyendo cervezas, bebidas gaseosas, aguas minerales y envasadas, néctares, vino y pisco. El acuerdo con CCU le permite al embotellador colombiano regresar al mercado cervecero en el que incursionó en la década de 1990 y que abandonó posteriormente.