Encuentran garrapata alimentándose del oído de un niño

Niño de 9 años acudió al médico por fuerte dolor de oído y le extrajeron una garrapata del tímpano

Niño de 9 años acudió al médico por fuerte dolor de oído y le extrajeron una garrapata del tímpano

No sentía dolor y escuchaba bien, pero cuando los doctores examinaron el interior encontraron una garrapata. Una zona rodeada de tejido inflamado.

La garrapata intentó ser sacada desde el tímpano específicamente, pero esta no se movió, teniendo el niño que ser intervenido de urgencia.

"En cualquier niño, es difícil extirpar un cuerpo extraño de una oreja, pero este caso era especialmente difícil".

"Las partes de la boca de la garrapata que sostienen y chupan la sangre estaban incrustadas, clavadas en la superficie", afirmó. "Si hubiéramos tirado hacia afuera causaría un dolor indescriptible y podríamos haber rasgado la membrana", informó el doctor Kasle.

Kasle cuenta que el tímpano actúa esencialmente como parte de un mecanismo de palanca bastante complejo para permitir que el sonido viaje desde el oído externo hacia el oído interno y hacia el oído medio, donde hay osículos, huesos pequeños, "necesitas ese tambor intacto para obtener un buen sonido", aclara el doctor. Por ejemplo, con el tiempo el niño podría no escuchar bien.

"No quería infligir más daño, incluida una posible perforación del tímpano". Muchas perforaciones en el tímpano se curan solas, pero no todas.

Tras evaluar diversas alternativas, el grupo médico tomó la decisión de retirar la garrapata mediante una cirugía, con el pequeño anestesiado y ocupando utensilios médicos muy delgados.

Tras su análisis, se determinó que se trataba de una garrapata de perro muy común en zonas de Estados Unidos, conocida científicamente como Dermacentor variabilis. El pequeño fue tratado con antibiótico para prevenir cualquier infección y se recuperó en pocos días. Un mes después, el niño estaba en perfecto estado de salud: su membrana timpánica se había reparado y no presentaba fiebre ni erupción.