Recuperan la Corona de Espinas de Jesús tras incendio en Notre Dame

Jean-Marc Fournier sacerdote-bombero que rescató las reliquias

Jean-Marc Fournier sacerdote-bombero que rescató las reliquias

"La mayor parte del tiempo la tarea de los bomberos de París es preservar la vida".

Así, un grupo de bomberos decidió entrar al edificio en llamas para salvar todo lo que se pudiera.

Hablando a reporteros enfrente de la catedral, el alcalde del 15to distrito de París Philippe Goujon dijo el martes que Fournier insistió en entrar junto con los bomberos a la catedral y participó en las labores de salvar a la reliquia.

El tesoro de la catedral contiene varios artefactos sagrados en el cristianismo, incluyendo lo que se cree que es la Corona de Espinas, un fragmento de la Cruz Verdadera y uno de los Santos Clavos.

No es la primera vez que el P. Fournier auxilia a quienes lo necesitan. "No mostró ningún temor en absoluto cuando fue directamente por las reliquias en el interior de la catedral, y se aseguró de que fueran salvadas".

Fournier sacó de las llamas el sagrado sacramento, la hostia que representa el cuerpo de cristo para los católicos y el vino que es su sangre.

Desde el gobierno de Napoléon, por acuerdo con el Vaticano, la Corona de Espinas reside en Francia y el Arzobispo de París debe custodiarla.

Según historiadores, durante las Cruzadas en 1238, el emperador latino de Constantinopla se la dio al rey Luis IX para ganar su apoyo y tratar de preservar su imperio en ruinas. Entre ellas destacan los cuadros "Mays", las esculturas de los 12 apóstoles, la túnica de lino del rey San Luis, entre otros. Había políticos como el diputado de turismo de París, Jean Francois Martins; fieles de la iglesia y al final de la línea estaba el heroico capellán de la brigada de bomberos. Fournier ya antes era conocido por su coraje: tras los ataques terroristas del Bataclan en noviembre de 2015, ayudó a los heridos y rezó plegarias sobre los muertos.