Los nacionalistas revientan el debate a cinco de Atresmedia

Santiago Abascal

Santiago Abascal

Aún así, la JEC instaba este martes a Atresmedia a realizar otro tipo de debate porque Vox no cumplía con todos los requisitos que recogidos en la ley electoral y por lo tanto era una discriminación para el resto de partidos que no iban a acudir al debate, pero sí tienen representación parlamentaria.

Tras el requerimiento de la Junta Electoral Central que impide la celebración de un debate a cinco el próximo martes 23 de abril, Atresmedia readapta el formato de su debate con la de participación de los cuatro candidatos a la presidencia del gobierno por parte del PSOE, PP, Unidas Podemos y Ciudadanos.

El hecho de que Atresmedia haya incluido a Vox, un partido sin representación en el parlamento, en el debate a cinco ha provocado estas quejas que han paralizado el esperado debate.

Para adoptar esta decisión, la Junta Electoral se ha apoyado en el artículo 66 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), en el que se define el pluralismo político y social a preservar durante los periodos electorales. Un modelo idéntico al que propuso Radio Televisión Española (RTVE) a los cuatro candidatos y que rechazado por Pedro Sánchez bajo el pretexto de que en la cadena privada estaba presente Vox.

Así, al menos, se ve reflejado en una conversación privada entre Kiko Méndez Monasterio, mano derecha del líder del partido, Santiago Abascal, y Manuel Mariscal, vicesecretario de Comunicación y jefe de Prensa de la formación, que enviaron por error al grupo de WhatsApp de los periodistas. "Nada de decir que nos venía bien", explica Monasterio a Mariscal en la conversación sobre cómo deben actuar los miembros del partido frente a la decisión de la JEC respecto al debate en Atresmedia. Entonces, añadió, la Junta Electoral Central (JEC) no apreció "irregularidad alguna". "Asimismo, en dicho periodo, las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas".

Los líderes políticos ya han comenzado a reaccionar a la decisión de la JEC. "Se ha demostrado que en España mandan los separatistas".

Por su parte, el Comité Electoral del PSOE ha comunicado "que respeta la decisión de la Junta y escuchará y estudiará las distintas alternativas de debate que se planteen en los próximos días".

El presidente del PP, Pablo Casado, ha aprovechado para insistir en su petición de un debate a dos entre presidente y líder de la oposición. El propio presidente del Vox, Santiago Abascal, criticó que se les quiera excluir del debate de Atresmedia del próximo 23 de abril para incluir a "golpistas y separatistas"-en referencia a los nacionalistas-".

"Nos parece que la ciudadanía tiene que ir informada a votar, yo creo que los debates aportan salud democrática y que la JEC está haciéndole un favor a Vox", ha opinado. Finalmente decidieron invitarle, de la misma manera que hicieron con Podemos en los anteriores comicios, cuando la formación liderada por Pablo Iglesias tampoco tenía representación en el Congreso. "Hay que legislar ya para hacer los debates de candidatos obligatorios", ha escrito en su cuenta de Twiter el secretario general de Podemos.