Hombre muere al ser atacado por un casuario en Florida

El ave más peligrosa del mundo mató a su dueño

El ave más peligrosa del mundo mató a su dueño

El nombre del fallecido no fue revelado, pero sí se informó que el hombre fue llevado a un hospital cercano, donde murió.

"Parece que fue accidental. Cuando cayó, lo atacaron", dijo el jefe adjunto Jeff Taylor al periódico.

Los casuarios llegan a medir seis pies de altura y pesar unas 130 libras.

Las autoridades aún no han concretado qué ocurrirá con el ave, o los resultados de la autopsia, aunque sí avanzaron que el ataque se produjo cuando Marvin Hajos alimentaba a sus animales. Tienen fuertes patas dotadas con una garra cada una, que parece una daga que mide hasta 10 centímetros.

Los casuarius se comen en algunas partes de Nueva Guinea, pero en Estados Unidos no se crían por motivos alimentarios sino que lo hacen exclusivamente coleccionistas de aves exóticas.

El ave casuario, que es nativa de los bosques tropicales de Australia y Nueva Guinea, en un zoológico de Beijing el 24 de junio de 2013.

"Entiendo que el caballero estaba cerca del ave y en algún momento cayó". En el dedo interior de éstos cuentan conuna gran uña afilada.

"Cuando cayó, fue atacado", afirmó.

Los casuarios también tienen en la parte superior de la cabeza una estructura ósea similar a la de un casco, lo que les da a las aves una mayor protección en las peleas y hace que la cabeza sea potencialmente peligrosa.

"La información inicial indica que este fue un trágico accidente para el Sr".

La víctima aparentemente estaba criando las aves, dijeron funcionarios estatales de vida silvestre.

"Estamos buscando confirmar nuestras sospechas acerca de que se trató de un accidente horrible para el hombre y para su familia" dijo Brett Rhodenizer, de la oficina del sheriff del condado de Alachua, en una entrevista con Miami Herald. El animal no fue sacrificado y permanece en la propiedad.

"El casuario puede rajar a cualquier depredador o a cualquier amenaza potencial con una simple patada rápida".

La Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestre del estado exige a las personas que tengan un ejemplar de esta especie contar con "experiencia sustancial" para su cuidado y "cumplir con los requisitos específicos para albergarlos", según detalló al medio local la portavoz del organismo, Karen Parker.