Los jóvenes alzan la voz contra el cambio climático

La adolescente de 16 años Greta Thunberg nominada al Premio Nobel de la Paz

La adolescente de 16 años Greta Thunberg nominada al Premio Nobel de la Paz

Greta Thunberg es ahora un nombre poderoso entre quienes exigen acciones inmediatas y efectivas contra el cambio climático.

Muchos jóvenes tampoco acudieron a clase en Uganda, un país que "sufre deslaves, inundaciones, donde la gente muere debido al cambio climático", denunció a la AFP Leah Namugera, de 14 años, durante una protesta en la concurrida carretera entre Kampala y Entebbe.

Así, la joven convocó el viernes a una huelga mundial de chicos en edad escolar, para manifestarse contra esta problemática. "Greta Thunberg lanzó un movimiento de masas en el que veo, quizás, la principal contribución a la paz", aseguró Øvstegård.

"Nos sumamos al movimiento porque nos preocupa el hecho de que en doce años quizás no vayamos a tener un futuro sostenible como si lo han tenido los políticos de turno", señaló Ashey Vallecillo, estudiante universitaria y organizadora de la actividad. El día de ayer se llevó a cabo una masiva manifestación internacional inspirada por la contundente intervención que hizo Greta en el Foro Davos y en la cumbre del clima de la Organización de las Naciones Unidas.

Cuando tenía 11 años, Greta empezó a interesarse por los efectos del cambio climático y ello le provocó una crisis personal que acabó extendiéndose a toda la familia. "Parece irreal, y algo extraño", agregó.

Elegida mujer del año en Suecia por el tabloide "Expressen" y una de las personas más influyentes del mundo por la revista "Time", Thunberg hasta ha sido nominada esta semana al Nobel de la Paz por tres diputados noruegos socialistas.

La convocatoria de la joven tuvo éxito, ya que miles de estudiantes salieron a las calles este viernes en ciudades de Asia, África y Australia y Europa, con el objetivo de incitar a los líderes mundiales a tomar medidas en la lucha contra el cambio climático.

"Más tarde será demasiado tarde", leía uno de los cientos de carteles alzados por los adolescentes y preadolescentes que marcharon a lo largo de la avenida Central Park West antes de reunirse frente al museo de Historia Natural.

A pesar de 30 años de advertencias sobre las graves consecuencias del calentamiento global, las emisiones de dióxido de carbono alcanzaron niveles récord en 2017 y 2018.

La mayoría de científicos está de acuerdo en que al ritmo actual, el planeta puede convertirse en el futuro en un lugar inhabitable.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU advirtió en octubre que solo una completa transformación de la economía global y de los hábitos de consumo podría impedir una catástrofe climática.