Médicos sacan feto para operarlo y después es regresado al vientre

Embarazo

Embarazo

Para suerte de Bethan, la pronta intervención de los cirujanos del University College London y del Great Ormond Street Hospital, junto con médicos belgas, logró reparar la médula espinal de su bebé antes de que diera a luz y ahora se espera que él nazca sano en abril.

Sin embargo, no se trató de una cirugía fácil; la razón de la complicada cirugía recayó en que al feto se le detectó espina bífida, que le provocaría al nacer dificultades para caminar e inclusive parálisis. Tras varias pruebas de líquido amniótico, resonancias magnéticas y escáneres se aprobó la cirugía fetal intrauterina.

El procedimiento consistió en abrir el útero de Bethon y sacar parcialmente al feto para operarlo. Posteriormente los recolocaron y cerraron el útero. Según una enfermera del equipo médico, "el 80% de los padres deciden parar el embarazo cuando se les comunica que su bebé tiene esta afección", la cual, dice, "no es una sentencia de muerte, pues se tiene el mismo potencial de sobrevivir que todos nosotros".

La espina bífida (mielomeningocele) es un defecto embrionario en el cierre del tubo neural, que provoca que el tejido nervioso de la espina dorsal quede expuesto en la columna vertebral.