Los independentistas tumban los presupuestos de Pedro Sánchez

La consellera de la Presidencia y portavoz del Govern Elsa Artadi

La consellera de la Presidencia y portavoz del Govern Elsa Artadi

Pedro Sánchez ha evitado esta mañana en el Congreso de los Diputados tras ser tumbados los Presupuestos Generales del Estado para 2019 pronunciarse sobre este asunto, pese a las numerosas preguntas formuladas por los periodistas. El gobierno de Sánchez es minoritario en el Parlamento, con sólo 84 diputados de 350.

La situación para el partido de Sánchez fue endeble desde un comienzo: apenas controla 84 de los 350 escaños de la cámara baja.

La Cámara pidió la devolución del proyecto del Ejecutivo por 191 votos, con 158 en contra y una abstención.

De acuerdo a las estimaciones que se hacen con respecto a las votaciones de este presupuesto en primera vuelta, el voto de los independentistas es fundamental para que las cuentas del proyecto se mantengan en discusión en el Congreso. "Hay que echar a Sánchez", abundó Albert Rivera, presidente del partido liberal Ciudadanos.

Según han manifestado fuentes de Génova, si finalmente se convocan elecciones para abril, el PP no va a criticar esa decisión pero su presidente, Pablo Casado, ve "más lógico" que un posible adelanto electoral fuese para el 26 de mayo, en un "superdomingo" coincidente con los comicios autonómicos, municipales y europeos.

Los separatistas rechazaban sus Presupuestos al negarse a aceptar la autodeterminación de Cataluña y ahora Sánchez deberá pagar por su traición a España con tal de sentarse en La Moncloa.

El adelanto de elecciones se da por hecho en el Ejecutivo y en el PSOE, pendiente sólo de que el presidente decida la fecha final. Aunque a nivel político es "difícilmente justificable" no convocar a las urnas.

En los últimos días, el gobierno adoptó tonos propios de campaña electoral, acusando a la derecha y a los independentistas de oponerse a unos presupuestos que según defendió representaban una recuperación de derechos tras la era de Rajoy (2011-2018).

Se prevé que Sánchez sitúe el inédito escenario de que independentistas y la derecha endurecida se cobraron unos presupuestos que tenían un enfoque más social para resarcir los daños que dejó en el pasado reciente la crisis económica. Ambos quieren lo mismo: "una Cataluña enfrentada a sí misma y una España enfrentada a sí misma", tuiteó el martes Pedro Sánchez, anticipando ya el resultado de este miércoles.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha subido este miércoles a la tribuna con un discurso de agradecimiento a las formaciones que han defendido los Presupuestos, que -en su opinión- se han hecho con "rigor y compromiso", y ha emplazado a Unidos Podemos y al PNV a seguir trabajando en el futuro.

Esto lo hizo dos días antes de la concentración que el domingo protagonizaron los partidos de derecha PP y Ciudadanos con el ultraderechista Vox, cuya fotografía podría ayudar al relato del gobierno, en el sentido de que la derecha se está endureciendo y en su falta de lealtad en temas de Estado.

Los ultraderechistas, que han ganado espacio cargando enérgicamente contra el feminismo y el separatismo catalán, "no pondrían las cosas fáciles", señala el analista.