Pedro Sánchez: "Este Gobierno no aceptará nunca un referéndum de autodeterminación"

01:29Carmen Calvo vicepresidenta del Gobierno. 
       Efe

01:29Carmen Calvo vicepresidenta del Gobierno. Efe

Si estas dos últimas fuerzas no moderan su posición, su voto en contra condenará los Presupuestos, constatando la debilidad parlamentaria del Gobierno y minando sus opciones de seguir en el poder.

Pedro Sánchez ha utilizado Twitter para responder al independentismo tras la decisión del Ejecutivo de aparcar el diálogo con el separatismo.

El rechazo de los independentistas, definitivo o no, es un portazo especialmente doloroso para el Gobierno, puesto que la propuesta planteada recoge dos de las peticiones de la Generalitat que le cuestan un gran precio tanto en términos políticos como de opinión pública: incluir a formaciones estatales en la mesa de partidos y la figura del relator, bajo el epígrafe de "persona encargada de facilitar los trabajos”".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Calvo ha explicado que las fuerzas independentistas han rechazado las propuestas del Ejecutivo y siguen exigiendo un referéndum de autodeterminación contrario al marco constitucional, por lo que el diálogo ha "encallado". "Diálogo y ley", ha subrayado.

Previamente, la vicepresidenta había anunciado que los independentistas habían rechazado el marco trazado por el Gobierno para abordar la negociación, es decir, la polémica mesa de partidos organizada por un relator que coordinara esos trabajos.

Historia de los encuentros y desencuentros entre Moncloa y los independentistas.

Ha insistido en que los grupos separatistas "no aceptan el marco" que ha propuesto el Gobierno. Por lo tanto, ha anunciado que el Ejecutivo seguirá "con la verdadera agenda plítica catalana" que es la de resolver los problemas de los catalanes y también la de los españoles. Fuentes conocedoras de la conversación señalan a este diario que varias voces cuestionaron la gestión del asunto realizada por la vicepresidenta, Carmen Calvo.

Antes del mensaje, la Generalitat ha acusado al Ejecutivo de Sánchez de haber "roto" el diálogo y de haber abandonado la negociación para constituir una mesa de partidos para hablar del "conflicto político" en Cataluña, al haber cedido por "falta de coraje y de valentía" ante la "derecha y ultraderecha".

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Calvo ha recriminado la actitud mantenida por PP, Cs y Vox, aunque sin citarlos expresamente, por tratar de aprovecharse electoralmente de "una problemática que nos debería concurrir a la responsabilidad y a la altura de miras para resolverlo". "Las derechas no ayudan al diálogo", critica el Ejecutivo, que ahora asegura que las mejores sociales de los Presupuestos alcanzan "a todos los territorios", no sólo a Cataluña, para pedir el apoyo de los grupos politicos al proyecto.

No ha querido darlo por roto, porque entiende que el Gobierno no puede nunca cerrar esa puerta, pero sí ha insistido en que el marco planteado es "el único" posible, dentro de la legalidad y la Constitución, y ha insistido en que "nunca" se aceptará un referéndum de autodeterminación.

En este sentido, ha remarcado que todos los ciudadanos de este país durante estos años han escuchado las peticiones que reclamaban a los políticos: "hablen, hablen, dialoguen, siéntense, siéntense, procuren, procuren".

El último recurso propuesto por el Gobierno, la figura del relator para la mesa de diálogo en Cataluña, y como ha anunciado Calvo, tampoco ha sido aceptada por los partidos independentistas. "Constitución", concluye el tuit del presidente del Gobierno, que sí menciona, de este modo, una palabra que no figura en el documento de la propuesta distribuido hoy por Moncloa.

A su juicio, estos foros "amplían" los espacios de diálogo ya existentes en el Congreso de los Diputados y el Parlament "y se hace efectivo el objetivo de analizar las propuestas que se sometan a debate y aprobación".

"En la mesa de partidos cada uno de los participantes planteará sus propuestas de resolución y proyecto político, con total libertad, sobre el futuro de Cataluña con el fin de consensuar una propuesta política y democrática", reza el documento.