Relatora de ONU afirma que asesinato de Jamal Khashoggi fue planificado

Las primeras investigaciones de la ONU señalan que el asesinato de Khashoggi fue “planeado y perpetrado por Arabia Saudí”

Las primeras investigaciones de la ONU señalan que el asesinato de Khashoggi fue “planeado y perpetrado por Arabia Saudí”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pareció ayer ignorar el llamado del Congreso a pronunciarse sobre el papel del príncipe heredero de Arabia Saudita en el asesinato de Jamal Khashoggi, en momentos en que la presión internacional aumenta de sobre el reino y también sobre Washington.

"Este tipo de medidas no son necesarias porque estamos haciendo lo correcto, hemos reconocido este error", dijo Al Jubeir sobre el asesinato del periodista el 2 de octubre en el consulado de su país en Estambul por un comando de agentes saudíes llegados de Riad.

Asimismo, la relatora denunció la utilización de "la inmunidad" diplomática para cometer un asesinato con total "impunidad".

Riad, sin embargo, culpó del asesinato a elementos "incontrolados".

Agnès Callamard, relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales.

Reconoció, no obstante, que su equipo no tuvo la oportunidad de examinar de manera profunda ese material ni de verificar su autenticidad.

"Estamos investigando e inculpando personas por la responsabilidad", insistió.

Callamard y su equipo continuarán con sus indagaciones en las próximas semanas, por lo que urgió a cualquiera que tuviese alguna información al respecto a compartirla con ellos.

Un año antes de que el periodista Yamal Khasoggi fuera asesinado, el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Samán, dijo a un asesor que iba a usar "una bala" contra el periodista si no volvía al país y ponía fin a sus críticas contra el Gobierno, según ha informado este jueves el diario estadounidense 'The New York Times'.

Según las fuentes citadas, en septiembre de 2017, Bin Salman trató con un asistente identificado como Turki Aldakhil la situación de Khashoggi, al tiempo que las autoridades del régimen se alarmaban por las crecientes críticas del periodista.

El Gobierno de Turquía, desde el inicio, ha responsabilizado de su muerte a lo más alto de la corte real del Reino de Arabia Saudí.

Según Callamard, las pruebas recopiladas durante su misión muestran que Khashoggi fue víctima de un homicidio brutal y premeditado perpetrado por oficiales de Arabia Saudí.

The New York Times, que cita a ex funcionarios estadounidenses y funcionarios extranjeros con conocimiento de los reportes de inteligencia, asegura que agencias de espionaje estadounidense interceptaron conversaciones del príncipe heredero.

La revelación hecha por el diario The New York Times da cuenta de que Bin Salman decía que la solución para terminar con Khashoggi era "una bala".