Astrónomos captan señales de radio en el espacio profundo

Media playback is unsupported on your device                  Sonido de la sonda Juno cruzando el arco de Júpiter

Media playback is unsupported on your device Sonido de la sonda Juno cruzando el arco de Júpiter

Las conclusiones han sido recogidas en un par de papers publicados hoy. Los científicos creen que las FRB proceden de poderosos fenómenos astrofísicos a miles de millones de años luz de distancia, pero el origen real sigue siendo un misterio. Los pioneros en descubrir la señal fueron un grupo de científicos de la Universidad de Virginia Occidental (EE.UU) mientras analizaban los datos recopilados por el telescopio australiano Parkes en 2001. Aparecen por todo el cielo, y los astrónomos no están seguros de qué los causa.

La mayoría de las señales captadas por telescopios en la última década se registran una vez y luego desaparecen.

Según Shriharsh Tendulkar, un astrónomo de la Universidad McGill en Montreal, Canadá, esta es una de las principales teorías. El National Research Council of Canada reveló que las ondas de radio provienen de una galaxia lejana a la Tierra, pero se desconoce su naturaleza y fuente exacta. Asimismo, la fusión de dos estrellas de neutrones también entra en mención. De esta forma, los expertos aseguran que podría tratarse de una tecnología alienígena que está en constante crecimiento. De las más de 60 FRB observadas hasta la fecha, sólo se habían encontrado repeticiones de una sola fuente una vez, un descubrimiento realizado por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico en 2015, ahora ya son dos.

Las ráfagas repetidas se han bautizado como FBR 180814 y se calcula que se encuentran a 1.500 añoz luz de distancia con una característica importante: casi todas las las ráfagas nuevas -13 en total- se emiten en frecuencias más bajas que las descubiertas anteriormente, además se mostraron signos de "dispersión", sugiriendo que la fuente del fenómeno son objetos astrofísicos de mucho poder, como el remanente de una supernova o cercano al agujero negro central de una galaxia.

La detección más reciente no resuelve los mayores misterios que rodean a las ráfagas de radio, pero los investigadores que la grabaron creen que se encontrarán otras que se repiten, lo que podría permitirles averiguar dónde se originan.

Ingrid Stairs, astrofísica de la Universidad de British Columbia, en entrevista con la BBC manifestó que estar frente a otro evento sonoro del que ya se tiene precedentes, sugiere avanzar con las investigaciones "porque podría haber más por ahí".

Ahora fueron científicos canadiense quienes con la ayuda de un instrumento conocido como CHIME 13, detectaron nuevas FRB, entre ellas una que se repite, lo que hasta el momento sólo había ocurrida en una ocasión anterior en 2012 cuando una señal de este tipo se repitió 16 veces.