Arreglo de partidos: 28 jugadores sospechados en España

La Guardia Civil desmantela una red que amañaba partidos de tenis y detiene a 15 personas

La Guardia Civil desmantela una red que amañaba partidos de tenis y detiene a 15 personas

La Guardia Civil española desarticuló una organización dedicada a arreglar partidos de tenis y anunció que como resultado de la "Operación Bitures" 83 personas fueron detenidas y 15 de ellas siguen encarceladas, anunciaron este jueves el instituto armado y Europol.

Se ha detenido a 15 personas, entre las que se encuentran los cabecillas de la organización, y se ha investigado a otras 68.

Uno de los 28 jugadores participó en el último Abierto de Estados Unidos, aunque su identidad no fue revelada.

A partir de esta denuncia, los agentes centraron su investigación sobre un tenista español, logrando desenmarañar el complejo entramado que habían tejido.

La organización posteriormente coordinaba la realización masiva y simultánea de apuestas deportivas al evento que previamente se había pactado con el tenista corrompido.

La operación se inició a raíz de la denuncia que pusieron los responsables de la Tennis Integrity Unit (TIU), organismo anticorrupción de carácter internacional responsable de velar por la integridad en el mundo del tenis, el pasado mes de octubre.

"Un grupo de individuos armenios utilizaron a un tenista profesional, quien actuó como vínculo entre la banda y el resto del grupo criminal", explicó Europol.

Según dieron a conocer a través de un comunicado, se realizaron 11 registros domiciliarios en nueve provincias de España y se incautaron cerca de US$200.000 en efectivo, una pistola, más de 50 dispositivos electrónicos, tarjetas de crédito, cinco vehículos de lujo y documentación falsa relacionada con el caso.

Esta organización usurpó miles de identidades de ciudadanos con las que realizaban apuestas y así no tributar sus ingresos fraudulentos a la Hacienda Española. Los miembros de la organización, de nacionalidad armenia, se desplazaban hasta los lugares donde se celebraban los partidos para asegurarse de que el tenista sobornado cumplía con lo pactado.

Asimismo, daban la orden de que se efectuasen las apuestas deportivas en diversos puntos de ámbito nacional e internacional.

El dinero era después transferido hasta acabar en cuentas bajo su control bajo identidades falsas.

Los detenidos se enfrentan a delitos de integración en organización criminal, corrupción entre particulares, estafa, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y usurpación de identidad.